Washington.- La aprobación del presidente estadounidense, Barack Obama, cayó a su mínimo nivel desde enero debido a profundas preocupaciones económicas, anulando la mayor parte de su ventaja frente al republicano Mitt Romney en la carrera por la Casa Blanca, mostró el martes un sondeo Reuters/Ipsos.

El porcentaje de estadounidenses que aprueba el desempeño de Obama cayó de 50% hace un mes a 47%, el nivel más bajo desde comienzos de enero. En tanto, el número de quienes piensan que el país va por el mal camino subió 6 puntos porcentuales en un mes, a 63 por ciento.

Las dudas sobre el liderazgo de Obama ayudaron a Romney a avanzar a un punto del presidente demócrata -45% contra 44%- entre votantes registrados a menos de cinco meses de las elecciones del 6 de noviembre. Hace un mes, la ventaja de Obama era de 7 puntos.

El sondeo se realizó mayormente luego de que Obama sufriera varios reveses en la campaña, como el informe de una débil creación de empleo en mayo y un comentario optimista sobre el sector privado que los críticos dijeron demostraba que el presidente no estaba al tanto de la situación.

El avance de Romney ocurre también en medio de un aumento de la preocupación del público por la crisis de deuda europea y de una recuperación más lenta, que crearon incertidumbre sobre la economía local.

"La economía está pasando por un difícil momento y eso más que ninguna otra cosa va a determinar el futuro del presidente Obama", dijo Chris Jackson, de Ipsos. "El descontento de la gente con la economía se refleja bastante directamente en los números del presidente, y los vemos debilitándose", añadió.

Romney ahora aventaja a Obama en 46% frente al 43% del presidente entre todos los votantes registrados en la pregunta sobre qué candidato sería más fuerte en empleo y economía. Eso revirtió los dos puntos de ventaja que mostraba el mandatario en esa consulta el mes pasado.

Romney, un ex gobernador del estado de Massachusetts que anteriormente encabezaba una firma de capital privado, ha hecho de su experiencia en los negocios el centro de su campaña y afirma que será mejor que Obama a la hora de crear empleos.

La campaña de Obama ha criticado el trabajo de Romney en Bain Capital, diciendo que la firma cerró empresas y eliminó empleos para maximizar las ganancias.

PROBLEMA CON INDEPENDIENTES

El nivel de aprobación de Obama sufrió más entre los votantes independientes, quienes podrían ser clave para el resultado de noviembre. La aprobación del mandatario cayó del 48% a 35 por ciento.

"Los independientes son especialmente susceptibles a las presiones económicas", explicó Jackson, quien añadió que al mandatario deberían preocuparle estos números.

La encuesta telefónica, llevada a cabo de jueves a domingo, se realizó tras una dura semana para la campaña de Obama rematada por sus declaraciones del viernes de que al sector privado le "estaba yendo bien".

Más tarde, Obama se retractó y declaró que estaba claro que la economía no estaba yendo bien, pero Romney y otros republicanos dijeron que las declaraciones dejaban en evidencia que el presidente estaba "desconectado".

El sondeo mostró también que una amplia mayoría de los estadounidenses, el 70%, piensa que el Congreso ha hecho más daño que bien a la economía.

Obama sale un poco mejor parado en esa consulta, con 50% de los estadounidenses opinando que ha hecho más para ayudar a la economía, mientras que 44% piensa que la ha dañado.

El sondeo de Reuters/Ipsos, realizado vía teléfonos fijos y móviles, tiene un margen de error de 3% para votantes registrados.

apr