Abu Dhabi. El secretario de Estado, Mike Pompeo, comenzó a reclutar aliados para proteger barcos petroleros en la región del golfo Pérsico.

Para lograrlo, se está desarrollando un nuevo programa, llamado Sentinel, en respuesta al derribo de un avión no tripulado estadounidense la semana pasada por parte de Irán. Ambos países se culpan por lo ocurrido la noche del miércoles, y para hacerlo proporcionan coordenadas divergentes entre sí para defender su respectiva acusación.

Bajo el programa Sentinel, a los barcos que crucen el estrecho de Ormuz se les proporcionarán cámaras y otros dispositivos de monitoreo. Algunos también serían escoltados por otros barcos, tanto militares como comerciales.

“Así que no se trata de dispararle a la gente. Se trata de tomar fotografías de los iraníes. Se trata de crear elementos disuasivos proactivos, porque los iraníes sólo quieren salir y hacer lo que quieren y decir: ‘Oye, no lo hicimos’. Sabemos lo que han hecho”, aseguró Pompeo.

Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos son las primeras dos paradas en el viaje de una semana de Pompeo a Oriente Medio y Asia.

Aunque Estados Unidos lideraría la coalición, no está claro si proporcionará barcos de escolta, ni cuántos aportará de hacerlo.

Mientras Pompeo negociaba, Trump se lamentó de que su país “busca proteger rutas marítimas” pero sin “compensación”.