Washington. El presidente Trump se describe a sí mismo como gran negociador, pero cuando se trata de lograr acuerdos de política exterior su archivo se encuentra vacío.

Desde que asumió el cargo en el 2017, el líder estadounidense ha desmantelado o roto numerosos acuerdos logrados por administraciones pasadas.

A principios de este año, la Casa Blanca publicó una lista de los “resultados históricos” que el presidente ha logrado durante su gobierno. Se enumeraron pocos acuerdos internacionales: la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el Acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos y Corea. El primero de ellos aún enfrenta batallas en el Congreso.

Incluso, la reunión de alto nivel de Trump en Singapur con el líder norcoreano Kim Jong-un sólo arrojó una vaga declaración de 400 palabras. Después llegó la cancelación de una reunión entre ambos en Hanoi y una cumbre sin sustancia en la zona desmilitarizada de la península de Corea.

Sin embargo, la decisión que tomó Trump de retirarse de las conversaciones en Vietnam es una muestra clara de su estilo de negociación internacional. Se ha distanciado de varios acuerdos: el acuerdo nuclear de Irán, el acuerdo de cambio climático de París y el Acuerdo Comercial de Asociación Transpacífico.

Al mismo tiempo, Trump ha detonado tensiones con otras naciones, especialmente con China, la segunda economía más grande del mundo y un enemigo de política exterior. Probablemente China sea el foco de las elecciones presidenciales del 2020.

Bolton, ¿cambio de estrategia?

Algunas señales recientes muestran que Trump podría estar preparando un cambio en su estilo de negociar con el exterior. El presidente ha manifestado su disposición de hablar con viejos enemigos del país, por ejemplo los talibanes afganos y los líderes de Irán. También parece preocupado por los efectos de la guerra comercial con China.

En esta semana, Trump despidió a John Bolton, uno de sus halcones.

Bloomberg News informó que Trump había discutido el lunes si podía aliviar las sanciones contra Irán para asegurar una reunión con Hassan Rouhani, una medida en la que Bolton no estuvo de acuerdo y que, posiblemente, fue motivo de su despido. El presidente dijo que con Irán “esperamos llegar a un acuerdo”.

La política exterior de Trump podría disuadir a muchos votantes; ahora podría venir un cambio. ¿Le servirá?