Caracas. Las fuerzas de seguridad de Venezuela impidieron el martes con gases lacrimógenos el avance de la marcha opositora encabezada por su líder, Juan Guaidó, hacia el Congreso en el centro de Caracas para demandar elecciones que saquen del poder al presidente socialista Nicolás Maduro.

Cuando la marcha opositora había apenas avanzado unas pocas cuadras,  una barricada de agentes de la Policía Nacional con equipos antimotines bloquearon el paso de Guaidó, diputados y miles de manifestantes, que en pocos minutos desviaron la movilización hacia una avenida del este de la ciudad para improvisar una sesión del Congreso.

“¡Este piquete no representa a Venezuela, este piquete representa la dictadura!”, gritó Guaidó ante las fuerzas de seguridad.

Cuando quiso dialogar con los agentes, estos dispararon bombas lacrimógenas y la multitud se dispersó. Un puñado de jóvenes con el rostro cubierto respondió lanzando piedras y palos contra los efectivos.

“Ya llegará el momento, hoy no era. Ya llegará el momento cuando más organizados, con una clara estructura, de llegar a donde tengamos que llegar (...) Cuando juntos lleguemos a Miraflores” o el palacio de gobierno, agregó el líder opositor en la improvisada sesión en una plaza del este capitalino.

Guaidó, reconocido por 58 países como el presidente interino legítimo de Venezuela, intenta reactivar la alicaída movilización callejera contra Maduro, tras una gira por Europa, Canadá y Estados Unidos en la que buscó mayor apoyo para conseguir convocar a unas elecciones presidenciales en su país.

“El gobierno pone trabas, cierra el metro y deja sin transporte a la ciudad. La gente tiene miedo a la represión”, dijo Jheisary Vegas, una estudiante de 21 años, que viajó 2 horas hacia Caracas para respaldar a Guaidó.

Manifestaciones opositoras también se registraron en ciudades del centro del país como Valencia y Maracay, y en Maracaibo, capital del estado petrolero del Zulia, al extremo noroeste venezolano.

Mientras que el presidente de la oficialista Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, lideró la movilización del partido de gobierno y desde ahí aseguró que la oposición y los mensajes de algunos presidentes que apoyan a Guaidó “no los asustan”.

Al final de la caminata y desde una tarima, Cabello dijo que los opositores se quejaban de la presencia de militares en la calles de la capital, pero los calificó de ejercicios regulares.

“Demostración de valentía”

Luego de las movilizaciones dirigidas por Juan Guaidó, quien también es presidente de la Asamblea Nacional, este órgano aprobó el Pliego Nacional de Conflicto.

“A pesar de la militarización y amenazas de la dictadura que usan las fuerzas represoras para impedir que se realizara la Sesión Ordinaria de la Asamblea Nacional en el Palacio Federal Legislativo, el Parlamento sesionó para recibir y aprobar en primera discusión el Pliego Nacional de Conflicto”, indica el comunicado de la AN.

También la Asamblea Nacional de Venezuela informó en su cuenta de Twitter que tres diputados opositores fueron detenidos por la policía.

“Venezuela, hoy diste una gran demostración de valentía”, fueron las palabras del presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó tras las movilizaciones efectuadas en todo el país.