Washington. El expolicía Derek Chauvin fue declarado el día de ayer 20 de abril, culpable de los tres cargos de asesinato y homicidio involuntario por los que estaba acusado por la muerte del afroestadounidense George Floyd, en un caso que dejó al descubierto profundas divisiones raciales en EU.

El expolicía blanco de Minneapolis, fue hallado culpable en decisiones unánimes de un jurado de siete mujeres y cinco hombres que deliberó a puerta cerrada durante menos de dos días al final de un juicio de tres semanas.

Chauvin, de 45 años, podría pasar décadas tras las rejas por el asesinato de Floyd el 25 de mayo de 2020, que provocó protestas contra la injusticia racial y la brutalidad policial en todo el mundo.

El anuncio del veredicto provocó una explosión de alegría frente a la corte.

"El veredicto de culpabilidad no traerá de vuelta a George", dijo en un breve discurso televisado desde la Casa Blanca el presidente Biden. Pero puede marcar el momento de un "cambio significativo", agregó, llamando a la nación a "unirse".

"Tenemos que escuchar. 'No puedo respirar, no puedo respirar': estas fueron las últimas palabras de George Floyd", recordó Biden. "No podemos dejar que mueran con él. Debemos seguir escuchando esas palabras. No debemos alejarnos".

Además, el mandatario señaló: "Algunos, agitadores y extremistas que no tienen interés en la justicia social, intentarán explotar las emociones crudas".