Atenas.- La policía de Grecia lanzó el jueves granadas de gas lacrimógeno contra manifestantes que les arrojaban proyectiles durante movilizaciones de protesta contra las medidas de austeridad aprobadas por el parlamento.

El programa de austeridad garantizará al gobierno el desembolso de créditos internacionales por 110.000 millones de euros (140.000 millones de dólares) para impedir que incurra en insolvencia.

Los créditos concertados para Grecia tienen como fin contener la crisis de la deuda en ese país e impedir que sus problemas financieros se propaguen a naciones con finanzas estatales vulnerables como Portugal y España.

Los préstamos serán facilitados por el Fondo Monetario Internacional y los otros 15 países que utilizan la moneda común del euro.

Los enfrentamientos en Atenas ocurrieron cuando la policía intentaba contener a miles de manifestantes afuera del parlamento al término de la protesta principal en la que habían participado decenas de miles de personas.

La violencia fue controlada con rapidez cuando la policía lanzó granadas de gas lacrimógeno contra los manifestantes, los cuales les habían arrojado naranjas, piedras y botellas. Varios incendios pequeños ardían en las calles circundantes en tanto que las autoridades no informaron de heridos ni arrestos.

Los enfrentamientos del jueves siguieron a las manifestaciones del día anterior que dejaron tres muertos tras el estallido de una bomba incendiaria contra un banco.

El jueves, los manifestantes sonaron tambores, gritaron consignas antigubernamentales con megáfonos y extendieron una enorme bandera negra frente al parlamento. Poco más de 30.000 manifestantes atestaron las calles del centro y coreaban ``!ellos declararon la guerra. A repelerla!''.

En el parlamento, los legisladores aprobaron con votación de 172-121 un plan de austeridad que prevé recortes por 30.000 millones de euros hasta 2012. Otras medidas reducirán pensiones y las pagas de servidores civiles, en tanto que incrementarán impuestos al consumo.

El primer ministro George Papandreou expulsó a tres diputados socialistas que disintieron en la votación del programa de austeridad. La decisión de Papandereou redujo el número de bancas del parlamento a 157 entre los 300 miembros del parlamento.

`` Hemos hecho lo necesario, no fue fácil'', dijo el ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, al término de la votación. ``Sin estas medidas, Grecia caería en la recesión más profunda que haya conocido''.

Lo protesta multitudinaria del jueves, organizada por el Partido Comunista Griego, fue disuelta con rapidez y sólo quedaron 5.000 inconformes frente al parlamento antes de que la policía los dispersara.

El manifestante Thodoris Mougiakos expresó su ira de que el Fondo Monetario Internacional pase a controlar las finanzas del país.

``Es un chantaje, señaló el ingeniero, de 32 años. `` Hay dinero, pero lo gastan en cosas como armamentos y negocios. La iglesia también tiene dinero. Si hubiéramos aprovechado el dinero de todas estas fuentes no estaríamos en la situación de ahora''.

No obstante, la protesta se mantuvo pacífica, en contraste con los disturbios del miércoles que dejaron tres muertos, 59 heridos y 25 arrestados.

La policía dijo que 50 tiendas, bancos y oficinas registraron estropicios y siete vehículos fueron dañados o incendiados.

Papaconstantinou dijo que el proyecto de ley fue presentado con carácter de urgencia ya que el 19 de mayo el país debe pagar los vencimientos de una partida de bonos por 8.500 millones de euros.

``Las arcas del estado no tienen ese dinero'', reconoció Papaconstantinou. ``Ya que hoy ... el país no puede endeudarse en el mercado internacional, la única forma de evitar la bancarrota y la suspensión de pagos es aceptar el dinero'' de la eurozona y el FMI.

``El gobierno tiene la responsabilidad de adoptar las medidas financiares más difíciles jamás adoptadas en este país. Es un programa que requiere esfuerzo y sacrificios'' agregó.

apr