Las autoridades chinas allanaron este martes las oficinas de una compañía que controlaba un vertedero donde un deslizamiento de barro y desechos dejó 76 personas desaparecidas, mientras los registros del gobierno mostraban que la firma no estaba calificada para realizar el trabajo.

Un periodista de Reuters vio a la policía en dos zonas de Yixianglong Investment Development, en la ciudad de Shenzhen, sin señales de los empleados.

NOTICIA: Deslizamientos de tierra desaparecen a cientos de chinos

Al menos un cuerpo fue recuperado de entre los escombros después de que una avalancha gigante de barro y desechos de construcción del sobrecargado vertedero cubrió 33 edificios el domingo en un parque industrial en el barrio pobre de Shenzhen.

Miles de trabajadores usaban sensores, drones y excavadoras en el lugar del desastre de 380,000 metros cuadrados, tratando de llegar a posibles sobrevivientes atrapados debajo de una capa de barro de hasta 10 metros de profundidad.

Durante la noche, el área fue iluminada con focos para permitir operaciones de rescate ininterrumpidas.

NOTICIA: Desaparecen 60 personas por derrumbe en China

Este fue el segundo desastre causado por el hombre en China en cuatro meses: al menos 160 personas murieron en agosto en una explosión química en la ciudad portuaria norteña de Tianjin.

Ante las crecientes preocupaciones por los estándares de seguridad industrial y la falta de supervisión en China, el primer ministro Li Keqiang ordenó una investigación inmediata del deslave en Shenzhen, una ciudad que ha tenido un vertiginoso crecimiento en la segunda economía más grande del mundo.

erp