Kiev. Los manifestantes en abierto desafío gritaban: ¡Gloria a Ucrania! , mientras las carpas ardientes iluminaban el cielo nocturno, después de que miles de policías antidisturbios arremetieron ayer en contra del campamento instalado en el centro de Kiev.

Los policías, armados con granadas de aturdimiento y cañones de agua, atacaron el campamento después de que murieron al menos 18 personas y cientos resultaron heridas en enfrentamientos callejeros. La violencia fue la más mortífera en casi tres meses de protestas contra el gobierno que han paralizado la capital de Ucrania, en una lucha por la identidad de la nación.

El líder opositor Vitali Klitschko arengó a los 20,000 manifestantes a defender el campamento en la Plaza de la Independencia.

De aquí no nos iremos a ningún lado , dijo Klitschko a la multitud en la plaza mientras a su alrededor ardían incendios de los que se desprendían enormes columnas de humo. Ésta es una isla de libertad y la defenderemos .

Muchos siguieron su llamado.

Esto parece una guerra contra el propio pueblo , se lamentó Dimitro Shulko, de 35 años, que se dirigía al campamento con una bomba incendiaria. Pero nos defenderemos .

Mientras la policía desmantelaba algunas de las barricadas en el perímetro de la plaza e intentaba expulsar a los manifestantes, éstos se defendieron armados con piedras, palos y bombas incendiarias. Muchos de los manifestantes sangraban.

Por medio de altavoces, la policía instó a las mujeres y los niños a salir de la plaza, debido a que una operación antiterrorista estaba en marcha.

Los manifestantes parecieron sentir que la crisis política de Ucrania estaba llegando a un momento decisivo. Mientras las carpas se consumían en llamas, los manifestantes gritaban desafiantes ¡Gloria a Ucrania! y cantaban el himno nacional.

Poco antes de la medianoche, Klitschko se dirigió a la oficina del presidente Víktor Yanukovich para tratar de resolver la crisis, dijo su portavoz.