Santiago de Chile. La policía allanó el martes la sede de la Conferencia Episcopal de Chile en el marco de una causa sobre presuntas violaciones y abusos sexuales cometidos por miembros de la Congregación Marista, informó el fiscal Raúl Guzmán.

Guzmán y personal de la policía de investigaciones llegaron con una orden judicial para que les abrieran el paso en la sede ubicada en pleno centro de la ciudad.

“Estamos recabando y complementando antecedentes que ya habíamos recibido particularmente para la identificación de víctimas que han formulado denuncias por abusos de distinto tipo, particularmente, de connotación y carácter sexual”, relató a periodistas Raúl Guzmán, fiscal regional metropolitano sur.

El fiscal investiga más de 35 denuncias de víctimas que afirman que mientras estudiaban en colegios maristas y eran menores de edad fueron abusados reiteradamente.

Exalumnos entrevistados afirmaron que fueron abusados no sólo por los religiosos sino también por sacerdotes capuchinos y el exvicario de la Solidaridad Cristián Precht, quien en noviembre del año pasado terminó un castigo de cinco años sin oficiar misa por comportamientos abusivos contra adultos y menores.

El Vaticano decretó recientemente la expulsión del religioso marista Abel Pérez, quien confesó haber abusado sexualmente de 14 menores en dos de los colegios de la congregación en Chile desde la década de los 70. Pérez, de origen español, admitió los abusos en el 2010 pero los maristas decidieron denunciar los hechos a las autoridades recién siete años después.