La policía federal de Brasil recomendó que los fiscales presenten cargos por corrupción contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y su esposa, en relación a un departamento de lujo en el balneario de Guaruja, dijo este viernes una fuente conocedora de la investigación.

El caso contra el popular predecesor y mentor de la presidenta Dilma Rousseff forma parte de una amplia investigación anticorrupción por sobornos políticos procedentes de contratos en la compañía estatal Petrobras durante los mandatos del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Lula.

NOTICIA: Nueva investigación contra Dilma y Lula por obstruir investigaciones de corrupción

El diario Estado de S. Paulo informó más temprano este viernes que la policía federal de la ciudad sureña de Curitiba acusa al político y a su mujer de recibir cerca de 2.4 millones de reales (unos 750,000 dólares) en beneficios del grupo de construcción OAS en relación al departamento.

La policía argumenta que el departamento en Guaruja, en el estado de Sao Paulo, que fue comprado y reformado por OAS, es en realidad un regalo a Lula y su familia. Un portavoz del ex mandatario no realizó declaraciones inmediatamente.

NOTICIA: 23 años de cárcel para el ex jefe de gabinete de Lula

La fuente, que no está autorizada a hablar públicamente del asunto, dijo que la policía recomendó también presentar cargos contra otras tres personas en el caso, incluido el ex presidente ejecutivo de OAS, José Aldemario "Leo" Pinheiro.

OAS es una de las 31 constructoras que se coludieron presuntamente para amañar contratos en Petrobras. Pinheiro ya ha sido condenado en el caso de corrupción y medios locales informaron que se está preparando para nombrar a Lula en un acuerdo de delación compensada con los fiscales. Un abogado de Pinheiro declinó hacer comentarios.

NOTICIA: 8 momentos clave en el caso del impeachment de Brasil

La solicitud presentada el viernes por la policía es la última en una serie de reveses legales para el ex presidente y llega cuando Rousseff está siendo sometida a un juicio político en el Senado, acusada de incumplir las leyes presupuestarias. La presidenta, que niega haber cometido ilícitos, podría ser apartada del cargo la próxima semana.

La semana pasada, un juez del Supremo Tribunal Federal autorizó la apertura de una investigación contra Rousseff y Lula por intentar obstruir supuestamente la pesquisa, reportó el canal de noticias GloboNews. A fines de julio, una corte federal dictaminó que Lula será juzgado también por obstrucción a la justicia por su supuesto intento de impedir que un ex ejecutivo de Petrobras colabore con los investigadores.

erp