Muammar Gaddafi accedería a celebrar elecciones supervisadas internacionalmente con la condición de que no haya fraude electoral, dijo uno de los hijos del líder libio a un diario italiano en una entrevista publicada el jueves.

"Podrían celebrarse en tres meses. Como máximo a final de año, y la garantía de transparencia podría ser la presencia de observadores internacionales", dijo Saif al-Islam al diario Corriere della Sera.

Añadió que las elecciones podrían ser supervisadas por organismos como la Unión Europea, la Unión Africana, Naciones Unidas o incluso la OTAN, que ha estado bombardeando a las fuerzas de Gaddafi.

"Lo importante es que las elecciones deben ser limpias, que no debería haber sospecha de fraude", añadió.

"No tengo ninguna duda de que la gran mayoría de los libios está con mi padre y ve a los rebeldes como fundamentalistas islámicos fanáticos, terroristas apoyados desde el extranjero, mercenarios a las órdenes de (el presidente francés Nicolas) Sarkozy", señaló.

Añadió que su padre estaría dispuesto a dejar el cargo si perdiera los comicios, pero descartó que fuera a exiliarse.

"Nunca dejará Libia. Nació aquí y quiere morir y ser enterrado aquí, junto a sus seres queridos", sostuvo.

Los comentarios de Saif al-Islam llegaron mientras continúan los combates entre los insurgentes y tropas leales a Gaddafi, sin que hubiera una muestra clara de un cambio significativo en el conflicto.

RDS