Londres.- Militares británicos defendieron los planes para poner baterías de misiles en la parte superior de bloques de departamentos para ayudar a proteger a Londres de un ataque estilo 11 de septiembre durante los Juegos Olímpicos, después de que residentes plantearan temor por la medida.

A 88 días del inicio de los Juegos, militares británicos pondrán a prueba las defensas de misiles esta semana en seis zonas del Parque Olímpico, como parte de un ejercicio de entrenamiento en el período previo de la mayor operación de seguridad de Gran Bretaña en tiempos de paz.

Residentes de uno de los edificios que tendrán baterías de misiles en sus azoteas dijeron que temían que terroristas pudieran atacar su bloque y de los efectos que podría tener derribar un avión en un área urbanizada.

Sin embargo, los militares encargados de llevar a cabo el plan dijeron que tenían que reforzar la seguridad para enfrentar cualquier ataque similar o más pequeño al que afectó a Estados Unidos el 11 de septiembre del 2001.

"Estamos realizando ensayos para el peor de los casos, no para el más probable", dijo en una conferencia de prensa el general Nick Parker, a cargo del rol militar de Gran Bretaña durante los Juegos Olímpicos. "Entiendo que esto es inusual (...) Pero es por el bien mayor", agregó.

Gran Bretaña, uno de los mayores partidarios de la invasión estadounidense en Irak y Afganistán, ha sido considerado como un objetivo prioritario para terroristas. Atacantes suicidas mataron a 52 personas en una ofensiva coordinada contra Londres el día después de que la ciudad fuera designada sede de los Juegos en julio del 2005.

El nivel de amenaza de un ataque terrorista es "sustancial" en Gran Bretaña, el tercero más alto, lo que significa que un atentado es visto como una posibilidad fuerte.

Los residentes que viven cerca de una zona donde se instalarán baterías de misiles se quejaron de que no fueron consultados y cuestionaron que se implementara el plan tan cerca de barrios residenciales.

"No me puedo imaginar las circunstancias que obligan a disparar misiles en una zona densamente poblada", dijo a Reuters Brian Whelan, un periodista de 28 años.

El Ministerio de Defensa dijo que la decisión final sobre la instalación de misiles durante los Juegos será tomada por el gobierno del primer ministro David Cameron, después de finalicen los ejercicios de seguridad de cara a los olímpicos, que se realizarán desde el miércoles hasta el 10 de mayo.

El secretario de Defensa, Philip Hammond, dijo que esperaba que la gente se muestre tranquila ante el plan.

"La mayor parte de este ejercicio se realizará a la vista del público y espero que tenga como efecto secundario tranquilizar a los ciudadanos británicos, ya que se está haciendo todo lo posible por asegurar unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos seguros", dijo Hammond en un comunicado.

apr