El enorme costo y esfuerzo de EU por reconstruir la nación afgana desde sus cimientos no sólo ha tenido un éxito muy limitado, sino que no sobreviviría la retirada estadounidense, según una investigación de dos años por parte del Congreso, misma que fue dada a conocer este miércoles.

El informe hace un llamado al gobierno para que reconsidere sus programas de asistencia, en un momento en que el presidente Obama se prepara para empezar en julio la reducción de tropas.

El informe fue preparado por personal de la mayoría demócrata del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y fue presentado en un contexto en que tanto el Congreso como el público se han tornado más críticos de los altos costos humanos y económicos de un conflicto que ya tiene más de 10 años. La estrategia de guerra del Presidente es puesta en tela de duda aun entre sus propios partidarios del Partido Demócrata.

El reporte caracteriza el uso de fondos de ayuda para estabilizar zonas que las fuerzas estadounidenses habían limpiado de insurgentes del Talibán, como una solución de corto plazo que generó resultados políticamente placenteros; sin embargo, detalla que los enormes flujos de efectivo distorsionan la cultura y la economía locales, además de que no existe ninguna evidencia de que los resultados positivos sean sostenibles.

Un ejemplo que se menciona en el reporte es el del Fondo para Gobernadores Basado en Desempeño, que está autorizado a distribuir hasta 100,000 dólares al mes a líderes provinciales, para utilizarse en gastos locales y proyectos de desarrollo. En algunas provincias, explica el informe, dicha cantidad representa un torrente de fondeo que los líderes locales son incapaces de gastar con sabiduría .

Debido a que la supervisión es escasa o nula, dicho fondo alienta la corrupción, considera el análisis, el cual también advierte que la economía afgana podría caer en una grave depresión en el momento en que cesen de fluir los recursos de ayuda militar y gastos para el desarrollo que en estos momentos representan 97% del producto interno bruto del país. En la Casa Blanca y el Congreso ya se inició el debate sobre el ritmo de retiro de las 100,000 tropas.