Madrid.- El Gobierno español confía en recibir los apoyos necesarios de grupos políticos de la oposición para lograr la aprobación en el Congreso de las medidas de austeridad anunciadas esta semana, dijo la vicepresidenta y portavoz oficial.

María Teresa Fernández de la Vega se mostró optimista además sobre la posibilidad de que la reforma laboral que negocian sindicatos y empresarios sea aprobada en los próximos días.

"Estoy segura de que tendremos los apoyos necesarios", dijo María Teresa Fernández de la Vega en rueda de prensa tras una reunión de gabinete, en relación al plan de austeridad.

"Estamos trabajando con todos los grupos políticos, como pueden imaginar, y confiamos en la responsabilidad que los grupos políticos han tenido siempre y en que sacaremos las medidas adelante", sostuvo.

De la Vega añadió que, en cualquier caso, se buscaría un acuerdo "sin romper el poco margen de maniobra del compromiso de reducir el déficit".

"El margen es escaso (...) se trata de medidas de excepcionalidad", indicó.

El miércoles el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció un paquete de medidas de recorte de gasto, principalmente social, para acelerar la consolidación fiscal y cumplir con sus compromisos con Bruselas de reducir el déficit presupuestario español al 9.3 por ciento del PIB en el 2010 y al 6 por ciento en el 2011.

Zapatero gobierna en minoría y necesita el apoyo de otros grupos parlamentarios para la aprobación de leyes.

De la Vega no descartó una subida de impuestos para las personas que cuentan con ingresos más altos.

"La posición del Gobierno es clara. Las personas que tienen más capacidad económica son los que tienen que aportar más. Estamos evaluando la situación y, más adelante, no se descarta nada", aseguró.

La reforma laboral, apadrinada por el Gobierno, es una de las demandas más extendidas entre organismos internacionales y economistas para combatir las elevadas tasas de desempleo y generar crecimiento.

De la Vega reconoció que las medidas de austeridad anunciadas este miércoles por el Gobierno han producido un desencuentro con los representantes sindicales.

"Ahora hay disenso en algunos temas, pero sigue habiendo diálogo", indicó. "Deseamos que (la aprobación de la reforma laboral) sea en los próximos días y esperamos que esa afirmación se transforme en realidad", agregó.