Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, decretó el día de ayer 12 de octubre, la militarización de la región en el sur del país en conflicto con indígenas mapuches, quienes piden recuperar sus tierras, entre otras reivindicaciones por las que el gobierno impuso un estado de excepción por 15 días para contener hechos de violencia.

El gobernante de centroderecha destacó que la medida permite a las Fuerzas Armadas prestar apoyo logístico, así como de patrullaje en las labores policiales para combatir la violencia en la zona, que afirmó está vinculada al narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado.

"Hemos decidido decretar estado de excepción" en cuatro provincias de las regiones sureñas de Biobío y La Araucanía, que "contempla la designación de jefes de la defensa nacional" para controlar "grave alteración del orden público", anunció Piñera.

El mandatario dio el mensaje al país el Día de la Raza o de la Hispanidad, cuando --en medio de polémicas con los pueblos originarios-- América Latina conmemora la llegada del navegante Cristóbal Colón en 1492.

Son "de público conocimiento los graves y reiterados hechos de violencia vinculados al narcotráfico, al terrorismo y al crimen organizado, cometidos por grupos armados" en esas cuatro provincias donde han muerto "personas inocentes" y policías, prosiguió Piñera.

La medida regirá inicialmente 15 días, prorrogables, en las provincias de Biobío y Arauco, en la región de Biobío, y Malleco y Cautín, en la Araucanía, indicó el mandatario conservador.

Los líderes de los indígenas mapuches, la mayor etnia chilena con más de 1.7 millones entre los 19 millones de chilenos, han reclamado por años la devolución de sus tierras ancestrales, entregadas a privados y donde actualmente existen muchas operaciones del sector forestal.

Zona roja

La falta de solución a sus reclamos ha provocado una escalada de violencia en la última década, con ataques incendiarios a predios privados y camiones. También salió a luz la presencia de redes de narcotráfico y de organizaciones de autodefensa, así como operativos policiales presuntamente montados para inculpar a los indígenas.

El domingo, los choques entre la policía y manifestantes durante una marcha en Santiago en favor del pueblo mapuche causaron la muerte de la abogada Denisse Cortés, de 43 años.

Una mayoría de los mapuches viven en la pobreza y han visto reducidas sus tierras ancestrales ante la expansión de la próspera industria maderera, responsable del 8% de las exportaciones. Chile vende el 7% de la pulpa de papel en el mundo.