Uno de los pilotos rusos de caza derribado por Turquía afirmó este miércoles 25 de noviembre que nunca recibió una advertencia antes de que le dispararan, en sus primeras declaraciones a la prensa rusa tras ser rescatado por fuerzas especiales.

NOTICIA: Crecen tensiones entre Rusia y Turquía por derribo de avión

"No hubo una advertencia, ni por contacto radio ni visual. No hubo ningún contacto", dijo el piloto Konstantin Murajtin, hablando de espaldas a las cámaras de televisión, a periodistas en la base rusa en Siria.

NOTICIA: OTAN pide "calma" por avión ruso derribado

"Si (el ejército turco) hubiera querido advertirnos, habrían podido mostrarse volando en paralelo a nosotros. No hubo nada de eso" añadió el piloto del avión ruso Su-24.

Cuando un periodista le pregunta si ingresó en el espacio aéreo turco, el piloto lo "excluye totalmente", "ni siquiera un segundo".

"Estábamos volando a una altura de 6.000 metros, el tiempo estaba despejado, podía ver perfectamente en el mapa y en tierra dónde estaba la frontera y donde estábamos nosotros", asegura.

Los F-16 turcos dispararon un misil que "de pronto alcanzó la cola del avión", cuando el aparato ruso "se disponía a retornar a la base aérea (de Hmeimim, cerca de Latakia, en el noroeste de Siria, ndlr) tras haber efectuado su misión de combate", explica el piloto.

NOTICIA: Sobreviven pilotos de avión ruso derribado: funcionario

Según fuentes de la presidencia turca, el avión ruso "fue derribado de acuerdo con las reglas de combate después de haber violado el espacio aéreo turco, pese a las advertencias". El Estado mayor turco dijo que el cazabombardero ruso fue advertido "diez veces en el espacio de cinco minutos".

Murajtin, tras eyectarse del avión, fue socorrido gracias a una operación especial de las fuerzas sirias y rusas. El segundo piloto del Su-24 resultó muerto por disparos cuando descendía a tierra en su paracaídas.

rarl