Texas y otros seis estados demandaron al gobierno federal para terminar de una vez por todas con el programa que protege a ciertos inmigrantes jóvenes de la deportación y les ofrece un permiso de trabajo.

La querella fue anunciada el martes, una semana después de que un juez federal en Washington ordenó que el gobierno del presidente Donald Trump reanude el programa "Acción Diferida para los Llegados en la Infancia", o DACA, que protege a los jóvenes inmigrantes conocidos como dreamers.

El juez dijo que el argumento del Departamento de Seguridad Nacional contra el plan era "arbitrario y caprichoso" y dio al gobierno 90 días para que presentara un nuevo planteamiento.

Por su parte, el procurador general de Texas, el republicano Ken Paxton, venía amenazado desde hace un año con tomar medidas legales si el programa no era cancelado.

Los otros estados que se sumaron a la querella son Alabama, Arkansas, Luisiana, Nebraska, Carolina del Sur y Virginia Occidental.

abr