Caracas. Un grupo de 34 legisladores republicanos y demócratas de Estados Unidos envió una carta al presidente Donald Trump instándolo a aumentar la presión sobre el gobierno de Venezuela sancionando de inmediato a funcionarios responsables de corrupción y abusos de derechos humanos, según información de la agencia AP.

La carta estuvo motivada, en parte, por una investigación de AP, que reveló corrupción en la importación de alimentos a Venezuela. La misiva solicita además una investigación exhaustiva sobre el supuesto tráfico de drogas y el presunto apoyo del nuevo vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami, a grupos terroristas de Medio Oriente.

Una amplia investigación de AP en diciembre del 2016 expuso lo que muchos asumen como cierto, que oficiales venezolanos corruptos están beneficiándose de los problemas humanitarios en el país , expone la carta.

En concreto, los legisladores piden a Trump que sancione a funcionarios responsables de beneficiarse de la grave situación humanitaria. Esto incluye a oficiales del ejército venezolano encargados de la distribución de alimentos que, según halló la AP, lucran con el hambre.

Dados estos reportes, la deteriorada situación humanitaria en el país y su importancia en el régimen, instamos a las agencias pertinentes a investigar a fondo la conducta y actividades de Tareck El Aissami , agrega la misiva, coescrita por Ileana Ros-Lehtinen, republicana de Florida y expresidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, y el senador Robert Menéndez, demócrata de Nueva Jersey y miembro del subcomité de Relaciones Exteriores para Latinoamérica.

El vicepresidente El Aissami está en el radar de las fuerzas de seguridad estadounidenses desde su etapa como ministro del Interior, hace casi una década, y ha estado vinculado a sobornos pagados a funcionarios por el principal narcotraficante condenado del país.

Sin embargo, El Aissami ha negado cualquier delito y calificó a quienes lo critican de traidores que buscan dañar a Venezuela.

Las relaciones entre Estados Unidos y su crítico más acérrimo en Latinoamérica han sido tensas durante años los dos países no intercambian embajadores desde el 2010. Y a instancias del Congreso, el expresidente Barack Obama sancionó a varios funcionarios venezolanos por la represión a opositores o ayudar a introducir cocaína en Estados Unidos.

En medio de tanta incertidumbre, Maduro ha moderado sus opiniones sobre Trump, de llamarle bandido y enfermo mental durante la campaña, ha permanecido en silencio incluso ante la promesa del republicano de construir un muro en la frontera con México y congelar la inmigración procedente de aliados venezolanos como Irán y Siria, y sólo ha expresado que peor que Obama no será .

Traidores a la patria

De acuerdo con medios venezolanos, el presidente Nicolás Maduro consideró como una traición a la patria el hecho de que una comitiva conformada por cuatro diputados de la oposición viaje a Estados Unidos.

A su juicio, los legisladores desean que el gobierno de Estados Unidos intervenga Venezuela y por este motivo el mandatario solicitó a los órganos competentes pronunciarse ante el hecho.

Graves delitos de traición a la patria están incurriendo estos diputados cuando van a Washington a decirle al nuevo gobierno de Estados Unidos que intervenga en Venezuela , expresó el mandatario nacional durante su programa radial La Hora de la Salsa.

Consejo electoral pone candado al registro de partidos políticos

Caracas. Las autoridades electorales venezolanas ordenaron a los partidos políticos emprender en los próximos dos meses un proceso de renovación para garantizar su vigencia, mecanismo que rechazó la coalición opositora que acusó al gobierno de buscar deslegitimar a las organizaciones.

Las tensiones se crisparon en Venezuela luego que el Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó la noche del martes un plan de renovación de las nóminas de militantes de los partidos, que se abrirá a partir del sábado 18 de febrero y se extenderá hasta abril.

El secretario ejecutivo de la coalición, Jesús Torrealba, dijo que el mecanismo fue diseñado de tal manera para que nadie pueda cumplirlo y que con ello se busca deslegitimar a los partidos de la oposición y aliados al oficialismo.

Torrealba expresó a AP que el gobierno se encamina a establecer en Venezuela un autoritarismo puro y duro con una estructura de elecciones en las que los únicos que compitan son ellos .

La normativa establece que los militantes de los partidos deberán validar su identidad en 390 máquinas capta huellas que habilitará el organismo en varios estados del país durante los fines de semana hasta el 23 de abril, que es cuando termina el proceso.

Torrealba indicó que la Mesa de la Unidad Democrática activó los mecanismos internacionales para denunciar la situación ante las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, la Unión de Naciones Sudamericanas, el Vaticano, el Departamento de Estado de Estados Unidos y las delegaciones diplomáticas.

El proceso aprobado por el CNE, que es señalado de estar controlado por el oficialismo, aplicará para 59 organizaciones políticas, en su mayoría opositoras, que no compitieron en los dos últimos procesos electorales o no alcanzaron una votación equivalente a 1% de los sufragios en esos comicios.

Uno de los cinco directores del CNE vinculado a la oposición, Luis Emilio Rondón, afirmó que la normativa le obstaculiza a los partidos la posibilidad de alcanzar el porcentaje de militantes exigidos por ley en al menos 12 estados, situación que pone en riesgo su vigencia como organizaciones políticas.

Con esta decisión, el CNE dificulta el derecho a la asociación política, lo cual es sumamente grave , dijo Rondón en un mensaje de su cuenta de Twitter.

El oficialismo y sus partidos aliados hasta el momento no han ofrecido comentarios sobre la nueva normativa del CNE.

Venezuela está sumida en una compleja crisis económica dominada por una desbordada inflación de tres dígitos, severos problemas de desabastecimiento de alimentos, medicinas y otros bienes básicos, y una recesión económica.