La fiscalía especializada en Crimen Organizado pidió el procesamiento (enjuiciamiento) del ex vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, quien renunció el año pasado, por abuso de funciones entre otros delitos, informó este lunes la televisión local.

Según el noticiero Subrayado, de Canal 10, el fiscal Luis Pacheco, encargado de la investigación del caso, pidió al juez que Sendic sea enjuiciado por el delito de abuso de funciones, entre otros.

Sendic, que como vicepresidente presidía la Asamblea General del Parlamento, dejó su cargo el 9 de setiembre durante una reunión de su propio partido, el Frente Amplio, y comunicó su decisión a los uruguayos por Twitter.

Su salida del poder, al que llegó en la fórmula presidencial del gobernante Frente Amplio (izquierda) junto al presidente Tabaré Vázquez en el 2015, tras ganar las elecciones de 2014, se produjo en medio de un escándalo por el uso de tarjetas corporativas oficiales.

Sendic fue cuestionado por su gestión al frente de la petrolera estatal ANCAP, y tuvo que responder a varios interrogatorios judiciales luego de haber sido denunciado por la oposición política por sospechas de irregularidades en su manejo de la firma.

El ex vicepresidente, de 55 años, sostuvo en sus declaraciones que pudo haber cometido errores pero no delitos en su tres años como presidente de la estatal entre 2010 y 2013.

La justicia investiga varios negocios y contrataciones de la empresa, y los gastos que realizó el dirigente con su tarjeta corporativa en tiendas de lujo cuando presidía la firma y que terminaron de precipitar su salida del gobierno de Vázquez.

ANCAP y un título

El ex jerarca entró en una espiral descendente de popularidad cuando en febrero dek 2016 admitió en declaraciones al diario El Observador, que no poseía el título académico de Licenciado en Genética Humana obtenido en Cuba que decía tener, aunque luego se desdijo.

Sendic afirmó que probaría que poseía ese título, pero la mención "Lic." fue eliminada en sus presentaciones oficiales. Fue respaldado entonces por el presidente Vázquez y por su partido, que emitió una declaración acusando a oposición y medios de comunicación de atacar "la institucionalidad democrática" del país.

La prensa local investigó y logró descubrir que ese grado académico con el que Sendic se presentaba, no existe en realidad.

En el 2016, un año después de asumir Vázquez, la petrolera estatal ANCAP, monopólica en refinación y distribución de carburantes, tuvo que ser exonerada de deudas por cientos de millones de dólares por parte del gobierno central, como forma de "capitalización" para equilibrar sus balances.

Uruguay es importador neto de hidrocarburos y los precios de la gasolina —que tuvieron aumentos de hasta 10.2% en enero de este año—, son fijados por el gobierno y se encuentran entre los más altos del mundo (un litro de gasolina cuesta 1.82 dólares).

A partir de pedidos de acceso a información pública, la prensa local reveló también que Sendic había realizado gastos con su tarjeta corporativa de ANCAP en tiendas y comercios de lujo, bazares o deportivos, en Uruguay y otros países.

El entonces vicepresidente salió al cruce de la información y declaró que "todas esas compras tienen que ver con la actividad" de ANCAP y "cubrir necesidades relacionadas con la función dentro de la compañía".

Su popularidad se fue en picada. Y en su partido varios sectores pasaron a señalar que por dolorosa que fuera la decisión, su renuncia debía ser considerada.

Sendic pidió someterse al Tribunal de Conducta Política (tribunal de ética) del Frente Amplio. El fallo de esa instancia intrapartidaria fue negativo.

"El cuadro general que presentan los actos reseñados del compañero Sendic no deja dudas de un modo de proceder inaceptable en la utilización de dineros públicos" y su actuación "compromete su responsabilidad ética y política, con incumplimiento reiterado de normas de control", señaló.

Además de Sendic, otros ocho ex jerarcas de la petrolera fueron incluidos por la fiscalía en el pedido de enjuiciamiento este lunes.

abr