La líder del partido antiinmigración alemán AfD, reactivado aprovechando la ola de ira pública contra la política de asilo de la canciller, Angela Merkel, le pidió el sábado que renuncie por dejar abiertas las puertas del país a los inmigrantes.

"Merkel, dimita. Puede hacerlo", dijo Frauke Petry frente a unos 600 seguidores, en su mayoría hombres de pelo cano, dando un nuevo giro al mensaje de Merkel "Wir schaffen das" ("Podemos hacerlo") a los que dudan que Alemania pueda lidiar con el flujo de inmigrantes, que podría ser de un millón de personas este año.

NOTICIA: Hollande pide apoyo a Merkel contra el EI

Petry, cuya Alternativa por Alemania está gozando de un inesperado renacer tras casi desaparecer en una lucha de poder, afirmó que su partido tiene posibilidades reales de entrar en tres nuevos parlamentos estatales el próximo año y en el parlamento nacional por vez primera en 2017.

Petry logró al menos cuatro ovaciones con sus ataques a lo que denominó como la antidemocrática decisión de Merkel de abrir las fronteras germanas a los inmigrantes.

Merkel, que acudirá el domingo a una cumbre sobre el asunto entre líderes de la Unión Europea y el primer ministro turco, se ha resistido a las presiones de sus propias filas conservadoras para limitar el número de refugiados.

NOTICIA: Merkel confía en acuerdo para evitar la salida del Reino Unido de la UE

La AfD apareció este mes por vez primera en tercera posición a nivel nacional, con el 10,5 por ciento, en un sondeo de la firma INSA.

El partido presentó su plan para acabar con lo que denominó el "caos del asilo" en una cumbre en Hannover. Unos 2.500 activistas de izquierdas, algunos con carteles con la leyenda "El racismo no es una alternativa", se manifestaron al exterior del encuentro.

frm