Washington. Funcionarios encargados de procesar las solicitudes de asilo en Estados Unidos, le han solicitado al presidente Trump detener su política migratoria respecto a regresar a México a los migrantes mientras esperan sus respectivas audiencias.

Lo hicieron a través de un tribunal federal de apelaciones.

Los oficiales consideran que la decisión del presidente va “en contra del tejido moral de nuestra nación”.

Estados Unidos ha enviado a México a 12,000 inmigrantes que buscan asilo en el país estadounidense.

El sindicato de los funcionarios que han llevado su petición a un tribunal argumentan que la política migratoria va en contra del espíritu del país que acepta a personas que escapan de persecuciones de sus respectivos países.

Aseguran que Estados Unidos está violando leyes internacionales y federales, “algo que no ocurría cuando los funcionarios que procesan asilos” en el país, no ocurría cuando entraron a trabajar.

“Los oficiales de asilo tienen el deber de proteger a los solicitantes que son vulnerables por la persecución”.

La presentación ante un tribunal es inusual cuando se hace en contra de un presidente en funciones por parte de sus propios empleados.

Para Trump, la sola palabra “asilo” le provoca enojo.

Abogados del departamento de Justicia han dicho que peticiones de muchos inmigrantes son con base a argumentos falsos.