Una comisión de la Cámara de los Comunes británica pidió el lunes al gobierno de Theresa May mayores medidas para luchar contra el flujo de dinero ruso de la "corrupción" que circula en Londres.

"No hay ninguna excusa para que el Reino Unido cierre los ojos cuando los cleptócratas del presidente (ruso Vladimir) Putin y los violadores de los derechos humanos utilicen el dinero lavado en Londres para corromper a nuestros aliados, debilitar a nuestros socios y socavar la confianza de nuestras instituciones", indica un informe de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes.

La primera ministra conservadora, Theresa May, endureció su posición hacia Moscú luego del envenenamiento del ex espía doble ruso Serguei Skripal en Inglaterra, el 4 de marzo, imputado a Rusia, que lo niega.

El gobierno expulsó a diplomáticos rusos y prometió perseguir a los "criminales y élites corruptas", mientras que la Cámara de los Comunes adoptó una enmienda que permite imponer sanciones para "desalentar" las violaciones de los derechos humanos y hacer "rendir cuentas" a los que las cometen.

Pero según la comisión "el presidente Putin y sus aliados pudieron continuar escondiendo y blanqueando sus haberes de la corrupción en Londres".

"Reino Unido debe ser claro sobre el hecho de que la corrupción que proviene del Kremlin ya no es bienvenida en nuestros mercados y que actuaremos", insiste.

La comisión reclama por lo tanto acciones más fuertes, desea que Londres utilice su posición como plaza financiera mundial para reforzar las fallas en los dispositivos ya vigentes y pide una cooperación reforzada con Estados Unidos, los países del G7 (los más industrializados) y la Unión Europea.