Lima. El congreso de Perú, controlado por la oposición, debatirá el día de mañana una moción de confianza que presentó el gobierno para sacar adelante sus reformas anticorrupción, que de no ser otorgada podría derivar en la disolución constitucional del Legislativo.

El pedido de la cuestión de confianza será sustentado por el presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, quien deberá exponer ante el Parlamento las razones de la solicitud, reiteró la oficina de prensa del Congreso el fin de semana.

El jefe de gabinete denunció el domingo intentos de dilatar el debate apelando al Tribunal Constitucional (TC).

“Consultar al TC queda del lado de la resistencia (a las reformas) (...) Hacer la consulta es argüir, no es debatir”, declaró Del Solar al diario El Comercio.

Tampoco hay seguridad acerca de si se aprobará o negará la confianza, en medio de llamados al consenso por parte de empresarios y políticos.

“La reforma política requiere un debate profundo y meditado dentro de un ambiente de serenidad, prudencia, diálogo y tolerancia”, invocó la poderosa Confederación de Empresarios del Perú.

Preocupación entre empresarios

Los empresarios advirtieron que “el clima de confrontación no sólo desalienta, también pone en peligro las inversiones que nuestro país tanto necesita”.

El presidente Martín Vizcarra dijo el miércoles que la moción de confianza se sustentará en la aprobación “sin vulnerar la esencia” de cinco proyectos de ley.

Éstos son: cambio en la inmunidad parlamentaria, para que no se convierta en impunidad; las personas condenadas no podrán ser candidatos; cualquier ciudadano participará en la selección de candidatos de las organizaciones políticas, a través de elecciones primarias internas.

Por lo pronto, se vislumbra una crisis.