La amenaza terrorista persiste en Alemania tras la muerte del presunto autor del atentado de Berlín, advirtió el viernes la canciller Angela Merkel, que prometió que se examinarán los errores cometidos por las autoridades alemanes en esta ocasión.

"Podemos sentirnos aliviados por el hecho de que el peligro inmediato ya pasó", declaró la jefa de gobierno en Berlín, pero "continúa el peligro terrorista en su conjunto, como en los últimos años. Eso lo sabemos todos".

NOTICIA: Matanza de Berlín fue un acto terrorista: Merkel

El caso del tunecino Anis Amri, presunto autor del ataque con camión que dejó 12 muertos en un mercado de Navidad el pasado lunes, suscita "una serie de preguntas", reconoció Merkel.

El individuo, abatido este viernes en Milán por agentes italianos, era conocido de la policía alemana, que lo vigiló durante la mayor parte de 2016, principalmente en Berlín, donde se sospechaba que podría estar preparando un atentado y un robo para comprar armas automáticas.

Pero en septiembre, la fiscalía abandonó la investigación por falta de pruebas.

Merkel aseguró haber pedido a sus ministros de Interior y de Justicia y a todos los responsables de seguridad que analizaran "cada aspecto" del caso para entender lo ocurrido y sacar cuanto antes las conclusiones políticas y legislativas necesarias.

NOTICIA: No es seguro que paquistaní detenido sea el autor del atentado en Berlín

"Para mí, y para el conjunto del Gobierno, el deber más importante del Estado es proteger a los ciudadanos", dijo Merkel.

La canciller también quiere avanzar en la expulsión de los demandantes de asilo cuya petición haya sido rechazada, como ocurrió con Amri.

Alemania rechazó en junio la demanda de asilo del presunto autor del atentado de Berlín, pero Túnez se negó durante meses a reconocer su nacionalidad.

INFOGRAFÍA: Principales antentados del EI contra objetivos occidentales

Merkel aseguró haber tenido una conversación telefónica con el presidente tunecino Beji Caid Essebsi para "acelerar" e intensificar las expulsiones de los tunecinos cuyas demandas de asilo hayan sido desestimadas.

rarl