El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, declaró que la más reciente provocación norcoreana demuestra la importancia de la labor de los militares estadounidenses en la región, justo después del lanzamiento fallido de un misil norcoreano.

Pence llegó el domingo a Corea del Sur para iniciar una gira de 10 días por Asia en medio de grandes tensiones entre Washington y Pyongyang.

La provocación ofrecida esta mañana por Corea del Norte es apenas el más reciente recordatorio de los riesgos que todos ustedes corren todos los días, defendiendo la libertad del pueblo surcoreano y la defensa de Estados Unidos en esta parte del mundo , dijo Pence ante los militares.

Su disponibilidad a encarar los desafíos, a servir, a mantenerse firmes sin temor, inspira a toda la nación, inspira a todo el mundo , agregó.

Pence, acompañado por su esposa y dos de sus hijas, depositó una corona en el Cementerio Nacional de Seúl en el inicio de su viaje. Más tarde sostuvo un encuentro con soldados estadounidenses y surcoreanos durante el festejo de la Pascua.