Sin apoyo ciudadano, el presidente Enrique Peña Nieto llegará debilitado el próximo día 31 a su primera reunión con Donad Trump como presidente de Estados Unidos, afirma Lorenzo Meyer.

Será una posición imposible porque no tiene fuerza interna y, entonces, ¿cómo va a presentarse con fuerza frente a Trump? Si se carece de fuerza interna, significa negociar desde la debilidad.

¿Qué puede decir? ¿Nosotros vamos a imponer gravámenes a las importaciones norteamericanas?, ¿ojo por ojo, diente por diente? Si somos muy débiles y él es muy débil, tenemos ahí una debilidad al cuadrado’’.

En entrevista, el doctor en relaciones internacionales y académico comenta:

No, no veo qué cosa pueda salir, distinta de lo que ya estamos viendo que va a venir, de la primera reunión Peña Nieto-Trump. La que tuvo lugar en México no resolvió nada’’.

En opinión del académico, sí se puede negociar desde la debilidad, pero considera que con un personaje como Trump eso es impredecible. Es como el limosnero que está rogándole al rico’’.

El titular del Ejecutivo federal puede ofrecer que va a defender el interés mexicano en su encuentro con el magnate, dice, pero considera que a la fecha ni siquiera hay una definición de interés nacional en función de un proyecto nacional’’.

Todos dicen hay que hacer algo, añade, pero nadie precisa qué.

Yo no he visto, todavía hoy no veo, ninguna propuesta, de no ser generalidades... De plano no veo cómo, entre las cosas que ahora se proponen, volver los ojos a Asia... volver los ojos al mercado interno... Bueno, todo eso es cierto, pero toma mucho tiempo y sacrificios porque redirigir el comercio no es nada fácil. Toma años, aprender de errores...

Así que no sé qué rayos vaya a hacer Peña Nieto. Si las cosas no le salen medianamente bien, yo no veo que le salgan bien, se va a debilitar aún más de lo que está aquí adentro , agregó.

[email protected]