Washington. El proceso de destitución de Donald Trump debería comenzar el martes de la semana próxima, dijo el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, tras conocer que la Cámara de Representantes se alistaba para enviarle el acta de acusación contra el presidente de Estados Unidos.

En una votación histórica, la Cámara Baja, donde los demócratas son mayoría, aprobó el 18 de diciembre dos cargos de acusación contra Trump: “abuso de poder” y “obstruir el buen funcionamiento del Congreso”.

La líder de los demócratas en la cámara, Nancy Pelosi, retrasó desde entonces la transmisión de la acusación al Senado en un intento de obtener garantías sobre la imparcialidad del juicio y más documentación. Los demócratas en particular le pidieron a McConnell que convocara a varios asesores de Trump a quienes se les había negado el derecho de testificar ante ellos.

Finalmente, este martes Pelosi anunció que allí se votaría hoy el envío al Senado de las acusaciones contra Trump.

“Creemos que, si eso sucede, con toda probabilidad, daremos los pasos preliminares esta semana, que bien podrían incluir que el presidente de la Corte Suprema venga y juramente a los miembros del Senado y algún otro tipo de medidas de orden”, dijo McConnell a periodistas.

“Esperamos lograr eso por consenso, lo que nos prepararía para comenzar el juicio real el próximo martes”, detalló.

Se espera que la mayoría demócrata en la Cámara Baja apruebe el día de hoy la transmisión de los cargos hacia el Senado, lo que significará un inminente comienzo del juicio de destitución contra Trump, quien se convertirá así en el tercer presidente en la historia del país en enfrentar un proceso semejante.

Pelosi comenzó en la mañana a reunirse a puertas cerradas con los miembros de su mayoría para fijar las modalidades y el calendario de este histórico procedimiento.

La tensión crece.