Washington. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata por California), solicitó al presidente Trump que posponga su discurso del Estado de la Unión o, en su defecto, que lo entregue por escrito, debido a las “preocupaciones que existen en materia de seguridad” relacionadas con el cierre parcial del gobierno federal.

La sugerencia, que podría negarle a Trump la oportunidad de promocionar su idea de la construcción del muro fronterizo en un discurso televisado en horario estelar, se produce cuando funcionarios de la Casa Blanca les han pedido a senadores republicanos que no firmen una carta bipartidista, promovida por los demócratas, con la que le ordenan al presidente la reapertura de su gobierno que ha permanecido parcialmente cerrado durante 26 días.

Pelosi le comunicó dicho mensaje a Trump a través de una carta recordándole que el Servicio Secreto de Estados Unidos y el Departamento de Seguridad Nacional tienen responsabilidades clave para planificar e implementar la seguridad durante el evento programado para el 29 de enero en el Congreso.

“Lamentablemente, dadas las preocupaciones de seguridad, a menos que el gobierno reabra esta semana, sugiero que trabajemos juntos para determinar otra fecha adecuada después de que el gobierno reabra o, en su defecto, entregue por escrito al Congreso su informe sobre el Estado de la Unión el 29 de enero”, escribió Nancy Pelosi en la carta.

Todo el poder en pocos metros cuadrados

Los discursos sobre el Estado de la Unión se hacen tradicionalmente durante una sesión conjunta en el Congreso. Tanto la Cámara de Representantes como el Senado deben aprobar una resolución para formalizar la invitación; al día de hoy no se ha hecho.

Pelosi comentó a los reporteros que su carta era sólo una sugerencia y que no se trataba de una cancelación del evento.

Sobre el tema de seguridad al que se refiere Pelosi, la líder de la Cámara de Representantes dijo: “Tendríamos al presidente de los Estados Unidos, al vicepresidente de los Estados Unidos, a todo el Congreso de los Estados Unidos y al Senado, a la Corte Suprema, al Estado Mayor Conjunto, al Gabinete de los Estados Unidos, y al cuerpo diplomático, todos, en la misma habitación”.

“Esto significa que cientos de personas trabajen en la logística y en la seguridad. La mayoría de esas personas está suspendida o son víctima del cierre del presidente”, expresó.