Washington. NANCY PELOSI tomó este jueves la batuta de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, convirtiéndose en la mujer más poderosa de la política estadounidense y, al mismo tiempo, en la figura opositora al presidente Donald Trump.

La demócrata de 78 años, originaria de California, obtuvo los votos de 220 miembros de un total de 430 (sólo 15 demócratas no le dieron su voto). El representante Kevin McCarthy, también de California, y quien es el principal republicano en la cámara, recibió 192 votos.

“Nuestra nación está en un momento histórico”, dijo Pelosi. “Hace dos meses, el pueblo estadounidense habló y exigió un nuevo amanecer. Hicieron un llamamiento a la belleza de nuestra Constitución, nuestro sistema de controles y equilibrios que protege nuestra democracia”.

Hizo un llamado a los legisladores para que se conviertan en pioneros del futuro y trabajen para “redimir la promesa del sueño americano para cada familia”.

La semana pasada, Pelosi comentó al diario The Washington Post: “Respeto la oficina que él (Trump) tiene y a quienes encabezan las secretarías que él nombra. Creo que los respeto más que a él”.

Pluralidad, como nunca antes

El Congreso 116 va a ser como ningún otro. Hay más mujeres que nunca, una nueva generación de musulmanes, latinos, indígenas y afroamericanos en la Cámara de Representantes, formando lo que los académicos llaman una democracia reflectante, más en línea con la población de Estados Unidos. El lado republicano sigue conformado en su mayoría por hombres blancos, y los republicanos del Senado reafirmaron su mayoría.

De los 435 representantes que componen el Congreso, 102 son mujeres. Desde 1989, el número de mujeres demócratas aumentó de 16 a 89.

Los demócratas son mayoría en la nueva Cámara de Representantes: 235 frente a 200 republicanos; sobre el color de piel, 139 representantes demócratas son blancos y 96 no blancos. Una relación muy diferente a la de los republicanos: 191 blancos frente a 9 no blancos.

Rashida Tlaib e Illhan Omar, de origen palestino y somalí, respectivamente, son las dos mujeres musulmanas que se integran como congresistas a la nueva Cámara.

La demócrata Sharice Davids es lesbiana, lo que la convierte en la primera miembro abiertamente LGBT en el Congreso.

Verónica Escobar y Sylvia García, ambas representantes de Texas, son las primeras latinas de ese estado en ingresar a la Cámara.

Massachusetts tendrá en Ayanna Pressley a la primera mujer negra como representante.

Inicia la oposición de Trump: la Cámara de Representantes.