Seúl. Park Geun-hye, cuyo autoritario padre ayudó a poner en marcha la salida de la pobreza de Corea del Sur, fue elegida ayer por la noche Presidente de una nación preocupada por su economía en desaceleración y los crecientes problemas sociales.

Park, de 60 años, se convierte en un líder improbable: Ella es la primera mujer Presidente en un país dominado por los hombres y es una conservadora elegida por los votantes para tratar sus deseos de gran tendencia izquierdista, incluidos un mayor compromiso con Corea del Norte y una importante expansión en el gasto del gobierno para el programa de asistencia social.

En una carrera que no se decidió sino hasta después de varias horas del conteo de votos, Park superó al exabogado de los derechos humanos Moon Jae-in, que admitió su derrota seis horas después del cierre de las urnas. Con 94% de los votos contados, según la Comisión Electoral Nacional de Corea, Park había recibido 51.6% de los votos, frente a 48% de Moon.

Creo que la pasión de la nación para superar la crisis y reactivar la economía trajo esta victoria. No olvidaré su confianza en mí , manifestó Park durante su discurso de victoria en el centro de Seúl.

Los dos principales candidatos propusieron políticas comparables, sus planes más importantes diferían sólo en grado y costo proyectado. La carrera, en cambio, se convirtió en un referendo sobre sus antecedentes, con Park esbozada como la princesa y Moon como el hombre común .