El escritor y novelista británico, Ian McEwan, reflexionó sobre el terrible atentado en París que dejó 129 muertos y 352 lesionados, la noche del 13 de noviembre en la capital francesa.

En una entrada en su página de Facebook, McEwan escribió:

"El culto a la muerte escogió bien su ciudad – París, la capital secular del mundo, tan hospitalaria, diversa y encantadora metrópolis como siempre fue ideada. Y aquel culto a la muerte escogió sus objetivos en una ciudad con una macabra y auto condenatoria exactitud – todo lo que aborrecía se sitúo claramente delante de ellos un viernes por la noche: hombres y mujeres en asociación libre, vino, de libre pensamiento, risas tolerancia y música – una satírica banda de rock y blues".

"Los sectarios llegaron armados con el nihilismo salvaje y un odio que está más allá de nuestra comprensión. Su armadura protectora fue el cinturón suicida, su idea de lo último escondite era el virtuoso después de la vida, donde la policía no puede ir. (El paraíso yihadista está resultando ser una de los peores jamás las ideas de la humanidad; tala y quema entre esta vida, entre el descanso eterno y el kitsch en la próxima".

NOTICIA: Francia promete "acción apropiada": Hollande

"París, aturdida y tenue, despertó esta mañana con una reflexión de sus nuevas circunstancias. Aquellos de nosotros que estábamos en el las calles anoche sólo se pueden preguntarse en los caprichos del azar que nos permite vivir y a los otros morir. Mientras comenzaba la masacre, mi esposa y yo estábamos en una venerable institución parisina, un cliché de la modesta buena vida desde 1845. En este encantador restaurante en el sixieme, uno comparte las aprtetadas mesas con extraños de buena voluntad, visitantes y locales en un aplastado amistoso. Con nuestro Pouilly Fume y filetes d’areng somos tan buen como objetivo como cualquier otro. El culto escogió al onceavo y al doceavo, a menos de una milla de distancia y nosotros no supimos nada.

Ahora que hacemos. ¿Cuáles son esas nuevas circunstancias? La seguridad se endurecerá y Paris debe convertirse en un lugar menos encantador. La tensión necesaria entre la tensión y la seguridad seguirá siendo un reto. Las balas y bombas de este culto mortal vendrán de nuevo, aquí o en otro lugar, de eso podemos estar seguros. Los ciudadanos de Londres, Nueva York y Berlín, están prestando estación de manera nerviosa. En enero todos eramos Charlie Hebdo, ahora todos somos parisinos y eso por lo menos, en estos tiempos tan obscuros, es una cuestión de orgullo".

Ian McEwan

14 de Noviembre 2015

NOTICIA: Estar en el ataque del Stade de France fue aterrador. Al igual que el futuro de Francia

Tres equipos de extremistas perpetraron los ataques suicidas coordinados con armas y explosivos por todo París que dejaron 129 muertos y 352 lesionados, indicó un fiscal francés el sábado.

El fiscal parisino Francois Molins dijo que 99 de los heridos se encuentran en estado crítico después del "acto de barbarie". Agregó que los agresores en la sala de conciertos Bataclan, donde 89 personas murieron, mencionaron a Siria e Irak durante su mortal ataque.

El presidente francés Francois Hollande se comprometió el sábado a atacar sin piedad al grupo Estado Islámico luego que el grupo yihadista admitió el viernes por la noche que organizó los ataques.

La aflicción, el miedo y la determinación se propagaron por toda Europa el sábado mientras las autoridades se apresuraban por darle sentido a la información sobre los siete agresores. Los funcionarios señalaron que uno de ellos era un joven francés conocido por las autoridades. Además, un pasaporte sirio encontrado cerca del cuerpo de otro de los atacantes fue ligado a un hombre que ingresó a la Unión Europea a través de una isla griega el mes pasado.

Los agresores lanzaron ataques con armas en cafeterías de París, detonaron explosivos cerca del estadio nacional de Francia y mataron a rehenes dentro de una sala de conciertos durante un espectáculo de rock, un ataque al corazón de la pulsante Ciudad de las Luces.

"Se trata de sitios que visitamos semana tras semana", comentó Ahsan Naim, un cineasta de 39 años que ha vivido en París siete años. "Las calles que transitamos diariamente... Todos estos lugares habrán estado llenos de mi gente, mis amigos, mis conocidos".

Hollande, quien declaró tres días de luto nacional y elevó la seguridad de la nación a su máximo nivel, calificó la matanza de "un acto de guerra que fue preparado, organizado y planificado desde el extranjero, con ayuda interna".

El presidente dijo que Francia incrementaría sus esfuerzos militares para aplastar al grupo Estado islámico (EI). Añadió que su país el cual forma parte de una coalición encabezada por Estados Unidos que bombardea presuntos objetivos del EI en Siria e Irak y también cuenta con tropas que están combatiendo a los extremistas en África "será despiadado con los bárbaros del grupo Estado Islámico".

Dicho grupo se adjudicó la autoría de los ataques en un comunicado publicado en internet escrito en francés y árabe y que circuló entre sus partidarios. Hasta ahora no se ha podido confirmar la autenticidad del texto, que llevaba el logotipo del grupo y era similar a declaraciones previas que ha hecho.

La declaración se mofó de la participación de Francia en ataques aéreos contra presuntas bases del grupo en Siria e Irak, e hizo énfasis que el poderío aéreo francés "no sirvió para nada en las calles y podridos callejones de París".

Muchas de las principales atracciones turísticas en París cerraron el sábado, incluidos la Torre Eiffel, el museo Louvre y el parque de diversiones Disneyland en el este de la capital. Cerca de 3.000 soldados fueron desplegados para ayudar a restaurar el orden y tranquilizar a una población asustada

NOTICIA: Francia sufre serie de ataques terroristas sin precedentes

abr