El Papa Benedicto XVI quiere ver a Fidel Castro en su viaje a Cuba el mes próximo, pero la reunión dependerá de la salud del líder revolucionario del país comunista, dijo a Reuters el sábado un funcionario de alto rango del Vaticano.

El funcionario, hablando tras una ceremonia en la que el Papa nombró a nuevos cardenales, dijo que el status de la reunión seguía pendiente.

"Dependerá de su salud", dijo el prelado.

Actualmente, el Papa sólo tiene programado reunirse con el hermano menor de Fidel Castro, el presidente Raúl Castro, de 80 años, cuyo título formal es presidente del Consejo de Estado y presidente del Consejo de Ministros.

Raúl Castro recibirá al Papa en Santiago de Cuba el 26 de marzo, tendrá una reunión privada con él en La Habana el 27 de marzo y despedirá al Pontífice cuando deje La Habana de regreso a Roma el 28 de marzo.

No se menciona a Fidel Castro en el programa oficial.

Fidel Castro, de 85 años, gobernó Cuba por 49 años antes de ser sucedido por su hermano el 2008.

El ex gobernante ahora aparece sólo rara vez en público, pero ocasionalmente se reúne en privado con líderes extranjeros y escribe columnas acerca de asuntos internacionales.

Uno de los propósitos de la visita papal es celebrar el aniversario número 400 del descubrimiento de la imagen religiosa más famosa de Cuba, la estatua de la Virgen de la Caridad.

El mes pasado, una réplica de la estatua completó un peregrinaje de 16 meses por toda la isla, el primer despliegue religioso de ese tipo desde la década de 1950.

Es otra muestra de la mejora en las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia Católica, enemistados por muchos años tras la revolución de 1959, encabezada por Fidel Castro.

Las relaciones empezaron a mejorar en la década de 1990, un proceso que fue ayudado por la visita en 1998 del Papa Juan Pablo II, y se intensificaron el 2010, cuando la Iglesia organizó un acuerdo con Castro para la liberación de prisioneros políticos.

El Papa Juan Pablo II se reunió dos veces con Fidel Castro, una vez en el Vaticano y otra durante su viaje a Cuba en 1998.

La visita de Benedicto XVI a Cuba es parte de un viaje entre el 23 y 28 de marzo que lo llevará primero a México.