Santiago de Chile. Durante su visita apostólica por Chile, el papa Francisco ofreció perdón por los abusos sexuales cometidos por miembros del clero contra menores en el país andino.

“No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”, manifestó en el Palacio de La Moneda, luego de reunirse con la presidenta Michel Bachelet.

Mientras que en un encuentro con el mundo religioso católico en la Catedral Metropolitana de Santiago, Francisco aseguró “conozco el dolor que han significado los casos de abusos ocurridos a menores de edad y sigo con atención a cuanto hacen para superar ese grave y doloroso mal”.

Más tarde, el pontífice ofició su primera misa masiva en el capitalino Parque O’Higgins, ante unas 400,000 personas. Al menos 50 personas fueron detenidas en las cercanías del parque en el marco de una manifestación contra su visita.

Hoy el papa viaja a Temuco para oficiar su segunda misa. Tras la eucaristía, el papa almorzará con algunos habitantes de La Araucanía y luego regresará a Santiago para encontrarse con jóvenes en el Santuario Nacional de Maipú y pronunciará un discurso en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El jueves, último día de la visita, Francisco viajará por la mañana a Iquique para oficiar una misa multitudinaria en la Playa Lobito, después almorzará en una casa de retiro de los Padres Oblatos y luego partirá rumbo a Lima, donde finalizará su gira sudamericana.