Ciudad de El Vatican.- El papa Francisco anunció este domingo que viajará por primera vez a Tierra Santa del 24 al 26 de mayo, en un periplo que tendrá tres etapas: Ammán, Belén y Jerusalén.

"En el clima de alegría de este periodo de Navidad, deseo anunciar que realizaré un peregrinaje a Tierra Santa del 24 al 26 de mayo próximos", dijo el papa argentino tras la oración del Angelus en la plaza de San Pedro del Vaticano.

"Celebraremos un encuentro ecuménico con todos los representantes de las iglesias cristianas de Jerusalén, así como con el patriarca Bartolomeo de Constantinopla" en la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén -donde se encuentra la tumba de Cristo, según la tradición cristiana-, precisó el jefe de la Iglesia católica ante numerosos fieles.

Jorge Bergoglio no dio más detalles sobre este viaje, que anunció en el 50 aniversario de la visita de Pablo VI a la región, la primera de un papa a Tierra Santa.

Frío EU

Francisco explicó que la fecha del anuncio era importante porque "conmemora el encuentro histórico entre el papa Pablo VI y el patriarca Atenágoras I de Constantinopla", el 5 de enero de 1964 en Jerusalén, una reunión que rescindió la excomunión de 1054 que había provocado la escisión entre las iglesias de Oriente y de Occidente.

Tanto el presidente israelí, Shimon Peres, como el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, habían invitado al papa Francisco en sendas audiencias en el Vaticano a que visitara Tierra Santa.

El presidente palestino saludó el anuncio de Francisco y subrayó "la importancia de esta visita, que esperamos que aporte beneficios y paz a nuestro pueblo palestino, que sufre la ocupación" israelí, dijo en un comunicado publicado por la agencia oficial palestina Wafa.

"Esta visita puede contribuir a aliviar el sufrimiento del pueblo palestino que aspira a la libertad, la justicia y la independencia", añadió.

Por su parte, la Asamblea de Ordinarios de Tierra Santa, que representa a los obispos de las diferentes comunidades católicas romanas y orientales, "expresó su alegría" ante la noticia.

Los obispos subrayaron en un comunicado que "esta visita tiene como objetivo principal prodigar y promover el amor, la cooperación y la paz entre todos los habitantes de la región"

El Vaticano ha mostrado varias veces "esperanza" en una "solución justa y duradera" para el conflicto israelo-palestino.

La visita anunciada este domingo por el pontífice había sido adelantada por el diario israelí Yediot Aharonot, que dijo que Francisco celebraría una misa en Belén, lugar de nacimiento de Jesús.

El periódico señaló que las autoridades israelíes no estaban contentas con la brevedad de la vista y con el hecho de que no celebrara la misa en Israel, sino en Cisjordania, en los Territorios Palestinos.

Francisco no hizo mención a una misa en Belén al anunciar su viaje este domingo.

La noticia del viaje del papa a Tierra Santa coincide con la gira que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, realiza por Oriente Medio para impulsar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, reanudadas en julio tras tres años en punto muerto, y apoyar la adopción de un acuerdo marco.

IGLESIA DEBE COMBATIR EGOÍSMO

El Papa Francisco dijo que los hombres que estudian para convertirse en sacerdotes de la Iglesia Católica deberían ser debidamente entrenados o la institución se arriesga a "crear pequeños monstruos" más preocupados por sus carreras que por ayudar a los pobres.

En declaraciones hechas en noviembre pero publicadas el viernes, Francisco también dijo que los sacerdotes deberían dejar la comodidad y mezclarse con los marginados de la sociedad, puesto que de lo contrario se arriesgan a convertirse en "ideólogos abstractos".

El diario jesuita italiano Civiltá Cattolica publicó en exclusiva un texto de una reunión de tres horas a puertas cerradas del pontífice argentino con responsables sacerdotales de todo el mundo, que tuvo lugar a fines de noviembre.

"La formación (de los futuros sacerdotes) es una obra artesanal, no policíaca. Tenemos que formar el corazón. De otro modo formamos pequeños monstruos. Y después, estos pequeños monstruos forman al pueblo de Dios. Esto realmente me pone la piel de gallina", afirmó el Papa.

Desde que fue elegido en el 2013 como primer Papa no europeo en 1.300 años, Francisco ha instado a sacerdotes, monjas y obispos a pensar menos en sus carreras en la Iglesia y escuchar más las necesidades de los católicos de a pie, especialmente los pobres.

Tras asumir las riendas de una institución lastrada por los abusos sexuales a niños y otros escándalos, además de la pérdida de fieles, Francisco ha intentado volver a centrarse en las enseñanzas católicas de compasión, simplicidad y humildad.

La conversación del Papa con los miembros de la Unión de Superiores Generales es importante porque éstos transmitirán los deseos del pontífice directamente a los sacerdotes en sus órdenes religiosas en todo el mundo.

"NO ES REFUGIO"

En su reunión con los líderes religiosos, afirmó que los hombres no deberían entrar en el sacerdocio para buscar una vida cómoda o ascender en el escalafón clerical.

"El fantasma que se debe combatir es la imagen de la vida religiosa entendida como refugio y consuelo ante un mundo 'externo' difícil y complejo", dijo el Papa.

El Papa se refirió breve e indirectamente a la crisis de abuso sexual, diciendo que un hombre al que se le ordenó dejar un seminario no debería ser admitido en otro con facilidad.

Francisco dijo además que los curas tienen que tener "un contacto real con los pobres" y los marginados.

"Para mí esto es realmente importante: es necesario conocer la realidad por experiencia, dedicando un tiempo para ir a la periferia para conocer de verdad la realidad y lo vivido por la gente", dijo Francisco.

"Si esto no ocurre, entonces, se corre el riego de ser abstractos ideólogos o fundamentalistas, y esto no es sano", agregó.

El líder de los 1.200 millones de católicos del mundo ha establecido un nuevo tono en el Vaticano, rechazando la lujosa residencia papal de sus predecesores y optando en su lugar por una pequeña habitación en la residencia de invitados del Vaticano, donde se alimenta en el comedor habitual.

Civiltá Cattolica es el mismo medio que reprodujo una entrevista con Francisco en septiembre en la que decía que la Iglesia debería despojarse de su obsesión con el aborto, la anticoncepción y la homosexualidad y desarrollar la compasión.

Francisco, que era conocido como el "obispo de las villas" en Argentina por su trabajo con los pobres que habitan las barriadas humildes a las que se conoce como villas, dijo que llegar a los marginados de la sociedad es "la forma más concreta de imitar a Jesús".

Sus primeras visitas tras mudarse al Vaticano fueron a una cárcel juvenil y a la isla de Lampedusa, en el sur de Italia, para homenajear a los inmigrantes pobres que han muerto al intentar llegar a Europa.

Francisco ha dicho en varias ocasiones que cree que el Vaticano necesita un cambio y que está demasiado centrado en sí mismo.

Un comité de ocho cardenales de todo el mundo designados por él aconsejará cómo reformar la administración del Vaticano, conocida como la Curia, en un informe que se espera para febrero.

mac