Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco instó el domingo a los países a no devolver a los inmigrantes a países inseguros como Libia, donde, dijo, muchos sufren condiciones violentas e inhumanas similares a las de los campos de concentración.

El llamado del Papa en su bendición dominical llega cuando los líderes de la Unión Europea tratan de superar sus diferencias sobre que hacer con los inmigrantes, una cuestión que alienta el apoyo a grupos nacionalistas y populistas en toda la UE.

"Tenemos que poner fin a la devolución de inmigrantes a países que no son seguros", dijo, citando a "miles de inmigrantes, refugiados y otros que necesitan protección en Libia".

Hay que dar prioridad a los rescates en el mar, a los desembarcos ordenados, a las alternativas a la prisión y a las vías regulares para los procedimientos de inmigración y asilo, agregó.

Francisco pidió a la comunidad internacional que "cumpla sus promesas" de encontrar soluciones duraderas para gestionar los flujos migratorios en Libia y en todo el Mediterráneo.

"¡Cuánto sufren los que son devueltos! Allí hay verdaderos "lagers", dijo, utilizando una palabra alemana que es común en Italia para referirse a los campos de concentración.

"Nunca os olvido. Oigo vuestros gritos", dijo.