Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco inició hoy una sesión de trabajo con el llamado C-8 , el consejo de cardenales que lo asesora en el gobierno de la Iglesia, con el cual abordará las reformas necesarias a las estructuras financieras del Vaticano.

Se trata de la tercera reunión del grupo, que ya tuvo encuentros en octubre y diciembre de 2013. Iniciada la mañana de este lunes, se extenderá hasta el próximo miércoles.

Junto a los ocho cardenales ya miembros se sumó al trabajo el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin.

Parolín tomó posesión de su puesto, en práctica el número dos del Vaticano, en octubre pasado y aunque estará participando de estas reuniones, según el portavoz vaticano aún no se le puede considerar un miembro más, no obstante el sábado próximo será elevado al rango de cardenal.

Esta mañana tuvo lugar una audiencia de la pontificia comisión referente sobre la organización de la estructura económico-administrativa de la Santa Sede , refirió Federico Lombardi.

Agregó que el martes referirá ante los purpurados una comisión sobre el Instituto para las Obras de Religión (conocido como banco del Vaticano ) y en la tarde tocará el turno a los cardenales miembros de un consejo sobre problemas económicos de la Sede Apostólica.

La impresión es que los económicos y financieros son los temas principales de esta reunión , agregó el sacerdote jesuita, aunque no descartó que el C-8 también aborde otros temas colaterales.

El portavoz señaló que las sesiones de trabajo corresponden a la entrega de resultados de los análisis realizados en estos meses, con informes, ideas y propuestas , pero aclaró que todavía no se tomó ninguna decisión .

Precisó que, en todo caso, el consejo de cardenales profundiza sus reflexiones de manera autónoma y finalmente tocará al Papa tomar las decisiones .

mfh