La pandemia del coronavirus y la crisis económica y política han agudizado los desafíos que enfrentan las mujeres en su demanda de igualdad de derechos, advirtieron este lunes tres de las líderes más influyentes del mundo.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, lanzaron esa advertencia al hablar ante el Parlamento Europeo en el Día Internacional de la Mujer.

"En pocas palabras, nuestro mundo todavía no funciona para las mujeres como debería", dijo Harris, la primera mujer en ocupar el cargo de vicepresidenta de Estados Unidos.

El Covid-19 amenaza la salud, la seguridad económica y la seguridad física de las mujeres en todas partes", apuntó en un mensaje en video grabado en Washington.

Harris añadió que "al mismo tiempo, las mujeres constituyen el 70% de la fuerza laboral de salud mundial, lo que las coloca en la primera línea y en riesgo de contraer el virus".

"Mientras tanto, las medidas de cuarentena han significado que las mujeres enfrenten una mayor carga en el hogar, mientras cuidan a los niños día y noche", apuntó.

Desde Nueva Zelanda, Ardern apuntó que "las mujeres están a la vanguardia de la lucha contra la crisis" generada por la pandemia.

Las mujeres "se encuentran entre los médicos, enfermeras, científicos, comunicadores y personas en la primera línea" del combate contra la epidemia, apuntó.

Von der Leyen, la primera mujer en encabezar el poder ejecutivo europeo, destacó los planes de la UE de promover la transparencia, para convencer a las empresas del bloque de cerrar la brecha salarial de género.

"Miremos lo que han soportado las mujeres, en 12 meses de pandemia", apuntó, para mencionar a "las doctoras y enfermeras que trabajan en turnos dobles durante semanas y meses completos".

Von der Leyen se quejó de que a las mujeres en Europa se les paga un 14% menos que a los hombres y que solo el 67% tiene un trabajo remunerado, en comparación con el 78% de los hombres. "Y simplemente es inaceptable", dijo.

"Tenemos que eliminar los obstáculos en el camino hacia la igualdad. Tenemos que luchar por la igualdad de oportunidades", dijo Von der Leyen ante el Parlamento, una institución donde 60,5% de las plazas de eurodiputados son ocupadas por hombres.