Estambul. Estados árabes del Golfo Pérsico acordaron proporcionar un estipendio mensual de varios millones de dólares para pagar un salario a los combatientes de la oposición en Siria y animar a más deserciones en el Ejército del presidente sirio Bashar al-Assad, afirmaron ayer los participantes a una conferencia internacional sobre la crisis en Siria.

El dinero es el primer apoyo oficial internacional a los rebeldes, y los funcionarios asistentes a la conferencia Amigos del Pueblo Sirio expusieron que los substancialmente altos fondos probablemente sean usados también para la compra de armas para el Ejército Libre de Siria en el mercado negro.

La secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, anunció también que Estados Unidos contribuiría con un monto adicional de 12.2 millones de dólares para ayuda humanitaria -lo que llevaría el total de ayuda brindada por EU hasta los 25 millones de dólares- así como con equipos de comunicación para ayudar a los activistas a organizarse, a evadir ataques por parte del régimen, y a conectarse con el mundo exterior .

Ministros del Exterior y otros altos funcionarios de más de 80 países y organizaciones internacionales se reunieron y advirtieron públicamente a Assad que tiene poco tiempo para cumplir con las exigencias de poner fin a la masacre de sus propios ciudadanos. En privado, los funcionarios debatieron acerca de lo que sus gobiernos harían si Assad no se detiene, tal y como se espera.

Pese a la promesa de Assad, hace más de una semana, de ordenar a sus tropas el cese a los ataques contra civiles para permitir el paso seguro de la ayuda humanitaria e iniciar las negociaciones para un gobierno de transición, los abusos del régimen continúan sin cesar , de acuerdo con un comunicado del grupo reunido en la conferencia.

Kofi Annan, enviado de la ONU y la Liga Árabe, quien sostuvo una reunión con Assad, debe entregar un informe de la situación al Consejo de Seguridad de la ONU el lunes, y el comunicado lo instó a determinar un cronograma para los próximos pasos (…) en caso de que la masacre continúe . Participantes influyentes en el grupo indicaron que el cronograma establecería una fecha límite, tal vez cuestión de semanas, para que Assad cumpla.

Clinton anunció que no hay más tiempo para excusas ni retrasos. Éste es el momento de la verdad .