El presidente de la Generalitat, Quim Torra, reivindicó el 1-O y la declaración independentista del 27-O en la conferencia en la que debía trazar la futura estrategia de su gobierno bajo el título “Nuestro momento”.

Torra aseguró que la Generalitat mantiene su compromiso con la “causa justa” de la independencia de Cataluña: “Esta propuesta que hago al pueblo de Cataluña tiene una divisa muy sencilla: o libertad o libertad”, dijo en el Teatro Nacional de Cataluña.

Torra, quien ha planteado además “una marcha por los derechos civiles, sociales y nacionales de Cataluña”, afirmó que no aceptará eventuales sentencias condenatorias del Tribunal Supremo contra los presos soberanistas: “Personalmente no puedo aceptar ni aceptaré ninguna sentencia que no sea la libre absolución”.

En el supuesto de que sean condenados, ha añadido que estudiará qué decisiones debe tomar y se pondrá “a disposición del pueblo de Cataluña a través de sus representantes legítimos en el Parlament”.

El presidente del govern ha denunciado que el Estado ha tratado de destruir el “ideal independentista”.

Durante su discurso, el presidente de la Generalitat ha acusado directamente al rey Felipe VI. “El pueblo ha resistido”, ha afirmado.

Pese a todo, el presidente de la Generalitat ha dicho ofrecer una “mano abierta” al Estado para dialogar, negociar y encontrar “conjunta y bilateralmente” una solución al conflicto en Cataluña, aunque dejando claro que desde las instancias independentistas no se renunciará “nunca a su derecho de autodeterminación”.

Cuando casi se cumple un año del referéndum ilegal de autodeterminación del 1 de octubre y la fallida declaración de independencia del 27 de ese mes, el separatismo se mantiene en el poder en esta región nororiental de 7.5 millones de habitantes dividida casi a partes iguales sobre la cuestión.

Pero tras el fracaso de la vía unilateral practicada por el expresidente Carles Puigdemont, el gobierno de Torra no dispone de un plan para alcanzar la secesión.

Foro constituyente

De hecho, ha anunciado la creación de un “foro cívico, social y constituyente” que sea el punto de partida hacia un “proceso constituyente fruto de grandes consensos sociales”.

La misión de dicho foro será “la misión de promover el debate constituyente en Cataluña y la ambición de obtener la máxima participación de la sociedad” y que será una herramienta para “elaborar las primeras bases y principios generales del modelo de país de República que proponemos”, señaló.

En la conferencia, Torra dedicó una parte de su discurso a dirigirse, utilizando el castellano, a las instituciones del Estado y a los ciudadanos del resto de España.

“Hemos ofrecido siempre, ofrecemos hoy y lo haremos en el futuro una y otra vez, diálogo y negociación, por si se quieren parar los abusos y las arbitrariedades, por si se quiere liberar a los presos políticos y aceptar el retorno de los exiliados, por si se quiere reconocer y hacer efectivo el derecho de autodeterminación del pueblo de Cataluña”, afirmó el presidente de la Generalitat.