Río de Janeiro. El director del organismo público brasileño encargado de medir la deforestación en el país acusó al presidente Jair Bolsonaro de “cobardía” por haber cuestionado las cifras proporcionadas por su organización.

“Ha mostrado su cobardía expresándose así. Quizás pensaba que iba a presentar mi dimisión, pero no lo haré”, declaró Ricardo Magnus Osório Galvão, director del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Osório Galvão reaccionó así a declaraciones críticas de Bolsonaro el viernes, con ocasión de un desayuno con periodistas de varios medios.

“Si toda esta devastación de las que nos acusa fuera real, la selva amazónica ya sería un gran desierto”, dijo el presidente.

“Estamos convencidos de que los datos que el INPE da a la prensa son engañosos, que están al servicio de las ONGs”, prosiguió Bolsonaro. Galvão se indignó con esas palabras. “Espero que me convoque a Brasilia para explicar los datos y que tendrá la valentía de repetir eso ante mí, cara a cara”.

En otro asunto, El director teatral Roberto Alvim, al mando de las artes escénicas por decisión de Bolsonaro, alista fuerzas para lanzar una “cruzada” contra el progresismo cultural.