Beirut. Los brutales asesinatos de decenas de mujeres y niños en la ciudad siria de Homs llevaron al Consejo que representa a la oposición siria a pedir ayer una urgente intervención militar internacional para proteger a los civiles, mientras los esfuerzos diplomáticos para resolver la escalada del conflicto en este país se tambalean.

El Consejo Nacional de Siria, un grupo profundamente dividido cuyos esfuerzos para unir a la oposición siria han fracasado en parte debido a las divisiones sobre el tema de la intervención militar, emitió el llamado luego de que videos que muestran los cadáveres mutilados de por lo menos 45 víctimas fueran publicados durante la madrugada del domingo en Internet.

Activistas afirmaron que los videos ofrecieron la evidencia de lo que llamaron una masacre de civiles, que apoyaba a la oposición, llevada a cabo por las milicias progubernamentales. Por otro lado, el gobierno sirio respondió con acusaciones de que los grupos armados terroristas habían matado a las víctimas y luego filmaron sus cuerpos para influir en los debates del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y para reforzar el llamado de la oposición siria por una injerencia extranjera en ese país .

Los líderes del Consejo Nacional de Siria dieron una conferencia de prensa en Estambul en la que se refirieron a los asesinatos que se produjeron en medio del fracaso de los esfuerzos diplomáticos por el enviado especial de la ONU, Kofi Annan, para negociar una solución a la crisis.