Beirut.- Los rebeldes sirios lograron derribar un helicóptero gubernamental y también averiaron un avión carguero, pero fracasaron en un ataque contra un sector militar considerado estratégico, aseguró el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los combatientes rebeldes mantenían su ofensiva el martes en un conflicto que en una semana ingresará a su 23 mes, y parecen determinados a combatir hasta el fin ante la ausencia de cualquier solución política aceptable tanto para los rebeldes como para el gobierno de Bashar al Asad.

De acuerdo con el OSDH, 37 personas murieron el martes en todo el país (18 civiles, 13 rebeldes, seis soldados del ejército regular).

En la provincia de Idleb, en el noroeste del país, los rebeldes abatieron un helicóptero que se dirigía al aeropuerto militar de Taftanaz, asediado por militantes rebeldes y yihadistas que buscan asumir el control del terminal aéreo, aseguró el OSDH.

En esa misma provincia, el ejército rechazó un ataque rebelde en la ciudad de Mastuma, donde tradicionalmente se concentran carros de combate y tropas regulares, a siete kilómetros de Idleb, la capital de la provincia homónima y que en parte importante está en poder de rebeldes.

Siria

"Después de violentos combates en la ciudad, los rebeldes se retiraron de Mastuma", transformado en un sector militar estratégico, aseguró Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

De acuerdo con una fuente militar, el ejército y los "comités populares" (refuerzos civiles en las tropas regulares) controlan Mastuma, donde 20 rebeldes perdieron la vida en los combates.

En el Este del país, un avión carguero que según los militantes transportaba munición, fue averiado al aterrizar en el aeropuerto militar de Deir Ezzor, donde se habrían verificado intensos combates.

En esa misma región, los islamistas radicales del Frente Al Nosra ejecutaron a tres soldados, indicó el OSDH apoyándose en un video del episodio. Este grupo, que según Estados Unidos es un brazo de la red Al Qaida, cuenta con numerosos yuhadistas extranjeros.

En la provincia de Homs, en el centro del país, seis soldados murieron en ataques rebeldes, de acuerdo con el OSDH.

En tanto, la periferia de Damasco fue nuevamente escenario de combates y el ejército seguía enviado refuerzos a Daraya, una localidad situada en el sudoeste de la capital, que el gobierno se esfuerza por controlar desde hace varias semanas.

En el campo de refugiados palestinos de Yarmouk, en el sur de Damasco, cuatro personas murieron a causa de morteros y otra persona fue víctima de un francotirador, añadió el OSDH.

Los grupos palestinos favorables al régimen sirio llamaron a los hombres armados a retirarse del campo para permitir el retorno de familias que habían huido.

En este contexto de violencia, el ministro sirio de la Información, Omrane al Zohbi, invitó a "todas las fuerzas de la oposición" que adhieran al principio de la no injerencia y de respeto a la soberanía nacional para participar del diálogo nacional propuesto por Asad para resolver la crisis.

Este llamado excluye a la oposición en el exilio, reconocida por diversos países occidentales como el representante legítimo del puesto sirio, grupo que reclama la salida de Asad.

El presidente sirio propuso el domingo un plan de salida de la crisis, que le permitiría permanecer en el poder, pero el llamado fue descartado por la oposición.

apr