Caracas. La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, durante una conferencia de prensa, confirmó lo ya anunciado por los líderes de la oposición: de los 167 escaños de la Asamblea Nacional que estaban en disputa en la crucial elección de legisladores del domingo, la oposición venezolana había ganado 99 escaños contra 46 del oficialismo, y 22 puestos todavía estaban por definirse. La participación ciudadana fue de más de 74 por ciento.

Horas después del cierre de las urnas, varios líderes de la oposición, a través de Internet, anunciaron que sus fuentes habrían confirmado que ganaron una mayoría de escaños en la Asamblea Nacional por primera vez en 17 años.

Mientras tanto, los venezolanos aguardaban nerviosos. Las calles lucían desoladas. Los venezolanos esperaban frente al televisor una declaración del CNE, en cuya sede permanecía impaciente una batería de periodistas venezolanos y extranjeros, al igual que en los comandos de la oposición y el chavismo.

Lilian Tintori, esposa del líder opositor radical Leopoldo López, divulgó un video en las redes sociales donde eufórica dijo que la oposición ganó por muchísimo . Autorizado por el propio Maduro, López votó en la cárcel, donde purga casi 14 años de prisión.

El presidente Maduro, que votó en un populoso barrio del oeste de la capital, dijo que esperaba que el nuevo Congreso se concentre en vencer todos los mecanismos que ha creado la burguesía parasitaria para lograr estabilidad en el abastecimiento y los precios.

La vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral, Sandra Oblitas, anunció poco antes de las 6 de la tarde que las mesas de votación seguirían abiertas por una hora más hasta que hubiera electores. Pero en medio del proceso se encendió una polémica, a raíz de unas declaraciones que emitió el ex presidente boliviano Jorge Quiroga sobre el tardío cierre de las mesas, lo que llevó a la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, a anunciar el retiro de su credencial como acompañante internacional.

Además de la expectativa de que la oposición obtuviera los escaños necesarios para una mayoría calificada, lo que les permitiría aprobar los presupuesto del gobierno y los referendos consultivos; discutir la incapacidad física o mental del presidente, certificada por una junta médica nombrada por el Tribunal Supremo de Justicia; remover a los integrantes de la Fiscalía, la Contraloría y la Defensoría de Pueblo, previo pronunciamiento del máximo tribunal, entre otros asuntos.

Más tarde, Nicolás Maduro reconoció los resultados y anunció: Ha llegado la hora de ponerse de acuerdo y parar la guerra económica contra el país .