Johannesburgo.- El expresidente sudafricano y ganador del Nobel de la Paz Nelson Mandela, de 94 años, hospitalizado por una infección pulmonar, fue sometido con éxito a un procedimiento quirúrgico para extirparle cálculos biliares, informó el sábado el Gobierno.

"El expresidente se sometió a un procedimiento por vía endoscópica para extirparle unos cálculos biliares (...) el procedimiento tuvo éxito y Madiba se está recuperando", dijo el comunicado del Gobierno, usando el nombre del clan de Mandela.

El primer presidente negro de Sudáfrica, que llegó al poder en unas elecciones históricas en 1994 tras décadas de lucha contra el apartheid, continúa siendo un símbolo de resistencia contra el racismo y la injusticia en su país y todo el mundo.

Mandela fue ingresado en un hospital de Pretoria hace una semana tras ser trasladado por aire desde su población natal en Qunu, en una zona rural y aislada de la Provincia de Oriental del Cabo.

Las pruebas demostraron que había infección pulmonar recurrente y que había desarrollado cálculos biliares, dijo el comunicado del Gobierno.

Cuando fue ingresado el 8 de diciembre, las autoridades hicieron hincapié en que no había necesidad de preocuparse, pese a que reportes de medios locales sugirieron que altos funcionarios del Gobierno y personas de su entorno fueron tomadas desprevenidas por la noticia.

Mandela pasó 27 años en prisiones del apartheid, de ellos 18 en una celda de la isla de Robben frente a la costa de Ciudad del Cabo.

Fue liberado en 1990 y utilizó su prestigio sin parangón para impulsar la reconciliación entre blancos y negros como fundamento de la "nación arociris" post-apartheid.

Dimitió en 1999 tras un mandato como presidente y la última década ha estado prácticamente apartado de la vida pública.

Mandela estuvo ingresado en un hospital de Johannesburgo en el 2011 con problemas respiratorios, y de nuevo en febrero de este año por dolor abdominal. Fue dado de alta un día más tarde tras un examen integral que mostró que no había nada grave.

Desde entonces ha pasado la mayor parte del tiempo en Qunu.

Su frágil salud le impide hacer apariciones públicas en Sudáfrica, aunque ha continuado recibiendo a visitantes locales e internacionales de alto nivel, como el ex presidente Bill Clinton en julio.

klm