Londres. La Oficina Nacional de Auditoría (NAO), organismo responsable de vigilar el gasto público, señaló en un informe que el gobierno de Johnson careció de transparencia en la adjudicación de contratos de suministros y servicios por valor de 18,000 millones de libras para luchar contra el Covid-19.

Este informe llega en un momento en que las fuerzas de la oposición acusan al ejecutivo de favorecer a familiares o donantes del Partido Conservador en la concesión de lucrativos contratos relacionados con la pandemia.

Y una investigación de la BBC afirmó esta semana que un hombre de negocios español, identificado como Gabriel González Andersson, recibió 21 millones de libras en dinero de los contribuyentes británicos por su papel de intermediario para comprar material de protección.

“Estoy muy orgulloso de lo que se ha logrado”, dijo Johnson ante los diputados en respuesta a las críticas, añadiendo que su gobierno “removió cielo y tierra” para conseguir suficiente equipo de protección para el personal médico. “Nos enfrentamos a una situación muy difícil en la que en todo el mundo no había suministros adecuados”.

Al comienzo de la pandemia, el ejecutivo tuvo que comprar urgentemente material de protección para los trabajadores de hospitales en un mercado mundial con muy fuerte demanda y poca oferta, reconoció la NAO.

“Admitimos que se trató de circunstancias excepcionales” pero “sigue siendo esencial que estas decisiones estén debidamente documentadas y sean transparentes si el gobierno quiere mantener la confianza en que el dinero de los contribuyentes se gasta de forma adecuada y justa”, afirmó su director Gareth Davies.

Atribuciones sin licitación

Esta falta de transparencia podría ser solo “la punta del iceberg”, señaló la presidenta del comité de cuentas públicas de la Cámara de los Comunes, la laborista Meg Hillier.

El informe “muestra que estas normas de transparencia y documentación no se observaron de manera sistemática durante la primera fase de la pandemia”, subrayó Davies.

Según la NAO, al 31 de julio se habían adjudicado más de 8,600 contratos por un valor total de 18,000 millones de libras (24,000 millones de dólares) de los cuales 10,500 millones se atribuyeron sin licitación.

El ejecutivo justificó la falta de licitaciones argumentando que se trataba de una situación de emergencia.

En el informe de la NAO se citan empresas vinculadas a ministros, en sectores como las relaciones públicas o inteligencia artificial, a las que se adjudicaron contratos.

El periódico Sunday Times afirmó que el gobierno había concedido 1,500 millones de libras en contratos a empresas relacionadas con los conservadores, el gobierno lo negó. acusaciones.