Santiago / Sídney.- Gigantescos y descontrolados incendios forestales avanzan por cerros del sur chileno en medio de altas temperaturas, que en algunas zonas bordea los 40 grados centígrados y que además son alimentados por fuertes vientos y por una sequía que afecta Chile por quinto año consecutivo.

Uno de los mayores siniestros se ubica en la comuna de Florida, en la región del Bío Bío, a unos 600 kilómetros al sur de Santiago, donde las lenguas de fuego consumieron cuatro viviendas de gente de escasos recursos y se acerca hacia un aserradero. Los pobladores fueron evacuados a una escuela, mientras los hombres se quedaron para cuidar sus pertenencias. Ya se han quemado más de 1,000 hectáreas.

Un poco más al sur, en La Araucanía hay otros 11 incendios forestales descontrolados, donde el combate al fuego se realiza en forma mucho más limitada, pues durante el control de un siniestro anterior, un helicóptero fue atravesado por una bala disparada por desconocidos.

"Nuestros pilotos, nuestros helicópteros en (algunos) lugares no están trabajando por temor a los ataques que están sufriendo y están teniendo que actuar protegidos por carabineros (policía uniformada)", dijo el ministro de Agricultura, Luis Mayol.

Las altas temperaturas de este verano, los vientos y los pastos secos en muchas regiones han alimentado los siniestros forestales. Hoy se combatían 20 en distintas zonas, pero hace un par de semanas hubo un día en que hubo 51 al mismo tiempo.

En lo poco que va del año ya se han consumido 68,000 hectáreas, sin contar las casas destruidas, que no han sido demasiadas y la fauna que ha huido de sus lugares habituales. Se desconoce el número de animales que no han podido escapar de las llamas y han muerto calcinados.

AUSTRALIA COMBATE LOS INCENDIOS FORESTALES

Al otro lado del mundo, pero también en el hemisferio sur, bomberos australianos también luchan por controlar más de 250 incendios forestales originados por tormentas eléctricas, en medio de una ola de calor con temperaturas de más de 40 grados centígrados que azota el sureste de Australia.

En el estado de Victoria, en el sureste australiano, la caída de relámpagos la noche del martes provocó más de 250 incendios, informó la Autoridad Real de Bomberos, que advierte sobre más tormentas eléctricas también para esta noche.

El mayor de los incendios en Victoria se localiza en el Parque Nacional de Wyperfeld, en la región de Mallee, donde ya se calcinaron 6,500 hectáreas de terreno.

Aunque los bomberos ya controlaron varios focos, tratan de contener todos los incendios que se encuentran fuera de control para evitar que se repita la tragedia de 2009, cuando 173 personas murieron y más de 2,000 casas quedaron destruidas.

Los incendios en Perth Hills, en el estado de Australia Occidental, cobraron el pasado fin de semana la vida de una persona y destruyeron más de 50 viviendas, según el sitio electrónico de la Australian Broadcasting Corporation (ABC).

En Melbourne, la capital de Victoria, la ola de calor con temperaturas de 43 grados centígrados perturbó la víspera el desarrollo del Abierto de Tenis en Australia, donde un competidor y un recogedor de pelotas se desmayaron.

La Oficina Meteorológica de Australia pronostica que la ola de calor, con temperaturas de hasta 44 grados centígrados, continuará por lo menos hasta el próximo viernes.

El año 2013 fue el más caluroso de Australia, país donde la temperatura media ha aumentado en 0.9 grados centígrados desde 1910, según un informe de la Comisión de Cambio Climático del gobierno australiano.

Con información de AP y Notimex.

nlb