Washington. Una intensa ola de calor está por asar a Europa en los próximos días, y podría ser histórico, rompiendo récords en una gran parte del continente.

Se espera que la ola de calor alcance su punto máximo entre mañana y el jueves, cuando se espera que entre España y Polonia las temperaturas oscilen entre 35 y 40 grados Celsius.

Para Bob Henson, de Weather Underground, esta ola de calor pronosticada es “inusualmente fuerte para la etapa naciente del verano”.

Las olas de calor a principios del verano pueden ser especialmente letales, ya que las personas aún no han tenido tiempo de aclimatarse a las temperaturas más altas. Los adultos mayores, las personas sin hogar y los que no tienen aire acondicionado son más susceptibles a las enfermedades relacionadas con el calor.

“Las olas de calor son asesinos silenciosos”, tuiteó Stefan Rahmstorf, un científico del clima en la Universidad de Postdam. “La ola de calor en Europa en el 2003 causó alrededor de 70,000 muertes. Se estima que el caluroso verano del año pasado en Alemania provocó al menos 1,000 muertes”.

Es probable que las temperaturas más altas se ubiquen en el oeste y el centro de Europa continental, incrementándose súbitamente el día de hoy.

En París, las temperaturas pueden acercarse a 38 grados de miércoles a viernes. La ciudad, junto con más de la mitad de Francia, está en alerta naranja, el segundo nivel más alto en la escala de calor del país. La escala fue instituida después de la ola de calor del verano de 2003, en la que murieron 15,000 personas.

Más al noreste, Berlín también deberá coquetear con la marca del siglo. Incluso Copenhague podría rozar marcas de los años 80.

Altas presiones originarán los incrementos de la temperatura.