Naciones Unidas-Moscú-Kiev.- El derrocado gobernante de Ucrania, Viktor Yanukóvich, pidió al presidente ruso, Vladimir Putin, la ayuda militar de Rusia "para defender al pueblo ucraniano", dijo el lunes el embajador ruso ante la ONU.

Al hablar ante el Consejo de Seguridad, Vitaly Churkin citó un "mensaje" en este sentido dirigido a Putin en el que Yanukovich dijo que "Ucrania está al borde de la guerra civil" y ello demanda la colaboración rusa.

Al otro lado del mundo, en Moscú, Rusia presentó un el proyecto de construcción de un puente que uniría a su territorio con Crimea, península ucraniana poblada por una mayoría de rusófonos, en momentos de gran tensión entre Kiev y Moscú.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, firmó un decreto confiando a la sociedad pública Rossavtotor la construcción de este proyecto, cuyos estudios técnicos deben ser concluidos antes de noviembre.

"Seguimos atentamente la evolución de la situación en Ucrania, pero hay decisiones que tienen un carácter obligatorio", declaró Medvedev.

El sábado, el presidente ruso Vladimir Putin obtuvo el visto bueno del parlamento para una intervención militar en Ucrania, oficialmente para proteger a la población de habla rusa que estaría amenazada por las nuevas autoridades prooccidentales en Kiev.

KIEV SIENTE LA PRESIÓN DE MOSCÚ

Ucrania denunció a su vez un ultimátum de Rusia para retirarse de Crimea, mientras que Europa se movilizaba para evitar la escalada de las tensiones que puso en pie de guerra a región y provocó la caída de los mercados.

Moscú, que afianzaba este lunes su control sobre Crimea, desmintió haber lanzado ese ultimátum a las fuerzas de Ucrania.

"Es un disparate total", indicó un representante de la flota rusa en el Mar Negro, con base en Crimea, después de que un portavoz del ministerio de Defensa de Ucrania afirmara que las fuerzas rusas habían lanzado un ultimátum para rendirse en las próximas horas.

En la sede de la ONU en Nueva York, el Consejo de Seguridad está reunido de urgencia para discutir la crisis de Ucrania.

En Moscú el presidente de la Duma, la cámara baja del parlamento (Duma), Serguei Naryshkin, consideró el lunes que una intervención del ejército ruso en Ucrania no "era necesaria por el momento".

A pesar de ello, las bolsas de todo el mundo registraron bajadas importantes mientras subían los precios del petróleo y del oro ante la posibilidad del que sería el mayor conflicto entre Rusia y Occidente, que apoya a Ucrania, desde la caída del muro de Berlín en 1989.

La península de Crimea, un lugar clave de la flota rusa desde el siglo XVIII, está desde el sábado ocupada de facto por comandos armados con apoyo de Moscú, que izaron la bandera rusa en los edificios oficiales e impiden que las tropas ucranianas salgan de sus cuarteles.

Según dijo a la AFP este lunes un portavoz del ministerio de Defensa ucraniano, Rusia habría dado un ultimátum a las tropas del país.

"El ultimátum pide reconocer las nuevas autoridades de Crimea, deponer nuestras armas e irnos o prepararnos para un asalto", dijo a la AFP Vladyslav Seleznyov en Simferopol, la capital de Crimea.

"Podría ser a la 01:00, a las 02:00 o a las 03:00" del martes hora local, añadió.

Las autoridades ucranianas acusan a Rusia de continuar mandando tropas de forma masiva a Ucrania, donde en las últimas 24 horas aterrizaron diez helicópteros de combate y ocho aviones de transporte.

La situación en Crimea sigue siendo tensa aunque de momento no se han registrado enfrentamientos. Varios puntos estratégicos, entre ellos bases militares, aeropuertos o edificios militares, están bloqueados por hombres armados, que llevan uniformes sin distintivo pero que son muy probablemente soldados rusos.

Frente a la escalada de tensión, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon pidió que se garantice "la independencia, la unidad y la integridad territorial de Ucrania" y pidió a Rusia que se "abstenga de cualquier acto que pueda llevar a una nueva escalada".

En Washington, el presidente Barack Obama dijo que Rusia ha violado la soberanía ucraniana y la ley internacional y dijo que Estados Unidos "está examinando una seria de pasos -económicos, diplomáticos- que aislarían a Rusia".

En Bruselas, la Unión Europea anuncio una cumbre extraordinaria para el jueves para "frenar la escalada" de tensión mientras que la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, se reunirá el martes en Madrid con el ministro de Relaciones Exteriores ruso Serguei Lavrov.

También el martes la Otan celebrará una nueva reunión sobre la situación en Ucrania a petición de Polonia, que considera que su seguridad está amenazada.

VAN 6,0000 SOLDADOS EN CRIMEA

Desde el sábado, Rusia desplegó 6,000 soldados de refuerzo en Crimea, según el ministerio de Defensa ucraniano, lo que le da el "control operativo" de la península, indicó el gobierno de Estados Unidos.

Este lunes las bases militares ucranianas en la zona estaban rodeadas por soldados no identificados que actuaban en nombre de las autoridades prorrusas, según el ministerio ucraniano.

En Donetsk, en el este del país, una zona rusófona y bastión del presidente derrocado Viktor Yanukovich, unos 300 manifestantes prorrusos asaltaron el lunes la administración regional.

En Kiev, el ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, calificó la situación en Ucrania de "la mayor crisis en Europa en el siglo XXI" y advirtió a Moscú de los "costos significativos" de sus acciones.

Por su parte el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió a Rusia que repliegue sus fuerzas en Ucrania y llamó a un "diálogo con el gobierno ucraniano". El martes el secretario de Estado norteamericano John Kerry estará en Kiev.

En los mercados rusos, el pánico se apoderó de los inversores, que temen que una intervención militar en Ucrania ahuyente a las inversiones extranjeras, cruciales para reactivar la debilitada economía de Rusia.

La bolsa de Moscú, que retrocedió más del 13% en sesión, cerró con fuertes caídas: los dos índices de la plaza financiera moscovita, el Micex y el RTS, terminaron respectivamente con bajas de 10.79% y 12.01 por ciento.

En Ginebra, el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serge Lavrov denunció las amenazas de "sanciones" y "boicots" y justificó la acción de Rusia en Ucrania porque los ultranacionalistas amenazan "la vida y los intereses regionales de los rusos y de la población que habla ruso".

El domingo, los dirigentes de los países más industrializados ya anunciaron la suspensión de los contactos previos a la cumbre del G8 prevista en la ciudad rusa de Sochi en junio.

Comilicia_rusia_ucrania_030314.png

EL MUNDO ESTÁ UNIDO Y CON UCRANIA: OBAMA

El presidente estadounidense, Barack Obama, advirtió el lunes que las potencias del mundo están unidas para decirle a Rusia que ha violado el derecho internacional al intervenir militarmente y de forma equivocada en Ucrania.

Obama sostuvo que Moscú se colocó del "lado equivocado de la historia" al movilizar fuerzas militares a Crimea, en Ucrania, luego de que el presidente pro-ruso de ese país, Viktor Yanukóvich, fuera destituido tras una sangrienta revuelta popular.

Más al norte, el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, sumó el lunes sus advertencias a Rusia en el sentido de que podría perder su condición de miembro del G8 si no rectifica su conducta en Ucrania.

"La acción del presidente (ruso Vladimir) Putin ha puesto a su país en un rumbo de aislamiento diplomático y económico, y que bien podría llevar a la salida total de Rusia del G-8", dijo Harper.

La medida está siendo considerada por Canadá y otros miembros del G8 como parte de un paquete de sanciones contra Rusia por su intervención militar en la región de Crimea, Ucrania.

El domingo los países occidentales se retiraron de las reuniones preparatorias de la cumbre del G8 de junio en Sotchi en protesta por la violación de la soberanía de Ucrania por parte de Moscú.

Harper habló más temprano este lunes por teléfono con su homólogo ucraniano, Arseniy Yatsenyuk, a quien prometió el apoyo y la asistencia de Canadá "durante este importante período de transición".

Canadá -donde hay 1.2 millones de habitantes de origen ucraniano- fue el primer país occidental en reconocer la independencia de Ucrania en 1991.

nlb