El presidente estadounidense, Barack Obama, y la primer ministra polaca, Ewa Kopacz, aspiran a que la publicación de un informe sobre las prisiones de la CIA prevista este martes " no tenga un impacto negativo en las relaciones entre Polonia y Estados Unidos", anunció Varsovia.

Obama y Kopacz hablaron por teléfono el martes, informó el gobierno polaco.

Polonia nunca admitió oficialmente la existencia de cárceles secretas de la CIA en su territorio, donde estaban detenidos presuntos terroristas de Al Qaida capturados por Estados Unidos.

Sin embargo, en julio pasado la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) condenó a Polonia por "complicidad" en las torturas sufridas por un palestino y un saudita.

erp