El presidente estadounidense Barack Obama urgió hoy al Congreso a aprobar cuanto ante una nueva ley que brinde mayor apoyo a los pequeños negocios, y fortalecer así la recuperación económica del país.

Obama pidió dejar de lado las diferencias partidistas para impulsar la iniciativa que busca garantizar el acceso a crédito para pequeñas empresas que buscan crecer y con ello generar los trabajos que se requieren.

'Este no debe ser un tema partidista. No es republicano o demócrata. Este no debería ser un tema de un gobierno grande frente a uno pequeño. Sino de ponerse de lado de los pequeños empresarios que buscan crear más empleos', dijo.

Hablando ante pequeños empresarios en la Casa Blanca, el mandatario dijo que lo que está en juego es activar una vez más el potencial 'de nuestra economía y la creatividad de nuestra gente'.

Este auxilio busca aliviar el severo impacto que la crisis económica ha tenido sobre el sector que es responsable directo por 60% de todos los nuevos empleos.

Recordó que tan sólo entre mediados del 2007 y fines del 2008, el sector de pequeños negocios perdió 2.4 millones de empleos.

Para muchos de estos negocios remontar este efecto ha sido difícil debido a la aguda contracción en el crédito bancario, aun para cubrir necesidades básicas como el pago de salarios.

'El gobierno no puede crear empleos, pero puede ayudar a crear las condiciones para que las pequeñas empresas crezcan y contraten más trabajadores', dijo el mandatario.

A través de la Ley de Recuperación Económica, el gobierno ha respaldado hasta ahora 64,000 préstamos para pequeñas empresas por 27,000 de dólares, pese a lo cual la maltrecha situación del sector persiste.

RDS